31 de marzo de 2011

Boda sostenible

Cásate en Jiva

El bodorrio no procede en estos tiempos. Derrochar es de mal gusto. Lo chic es casarse en Jiva: moda uzbeka a precios razonables.

Nace un nuevo concepto para nupcias en tiempo de crisis: la boda sostenible.

Esta primavera, la nueva línea de moda novios puede definirse como romántica y desalentadora. Piensatelo dos veces.





29 de marzo de 2011

Tendencias 3

Cool hunting de balcón. Especialidad de la casa.

1. Vuelve la braga. Adiós a la braguita que todas dicen llevar como si fueran talla P.

2. Colores pastel o tonos empolvados. El mono azul de invierno toma el tono verde de la Primavera.

3. Pijama y ropa de cama modelo bombona. Pocos colores con las connotaciones eróticas del butano.



Otras tendencias:

http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/02/tendencias3.html

http://unoylosdemas.blogspot.com/2009/11/tendencias.html



27 de marzo de 2011

Winnipeg

Una de miedo.


Yo tuve una lomo que perdí en Winnipeg (una lomo no se pierde en cualquier sitio) Se fueron con ella las fotos de recuerdo de un viaje terrorífico e irrepetible.


Mi estancia coincidió con los Juegos Panamericanos de 1999 lo que animó la ciudad extraordinariamente con la visita de atletas de aquel continente.

En Winnipeg vivía un viejo amigo que me introdujo en su círculo de amistades. Gente de las mas diversas procedencias, con una peripecia vital nunca del todo clara, siempre inquietante (no acaba uno en Winnipeg así como así).

Mi amigo ya no vive en Manitoba. Pero lo que realmente hace irrepetible este viaje no es él o los Juegos sino la certeza de que no volveré allí ni muerto.


66 picaduras de mosquito llegué a contar sobre mi dolorida piel. Y eso que habían fumigado la ciudad por aquello de los Juegos.

Los winnipeggians, aquellas criaturas de procedencia extraña, me rodeaban en los jardines de sus casas de unos bastoncillos que ardían como el incienso. Un rito que solo servía para aumentar mi angustía y en ningún caso para repeler al maligno mosquito canadiense.

Ya el primer día amanecí con un ojo a la virulé. El doctor me recomendó Muscol, un líquido pegajoso con el que cada mañana rociaba todo mi cuerpo. Esto no alejaba de mi los mosquitos pero si a cualquier ser humano, atleta o no, que hubiera podido sentirse atraido por mi.

Estas fotos no son de Winnipeg pero las hice con mi lomo. Aquella maravillosa cámara que se quedó en Winnipeg seguramente para no prolongar mi dolor con sus recuerdos.



24 de marzo de 2011

¿Cómo quieres que sea tu banca?

Diferente a esta.
Creo que esta es un pésima campaña. Principalmente porque el protagonista no es el banco. Lo que mas se ve es el plumero del becario de la agencia de publicidad vendiendo la burra de tu público es jóven luego pintarrajea.

Que una banca que se llama cívica utilice el vandalismo como imagen no puede ser mas inconveniente.


Yo esencialmente quisiera que mi banca no tenga la desfachatez de ir de enrrollada y solidaria. Que no me insulte.

23 de marzo de 2011

Liz (1932-2011)

Gracias

Nunca tuve la oportunidad de agradecer a Liz tantas alegrías y tantos y tan buenos ratos como me regaló a lo largo de estos años.

Mis primeras películas fuertes: La venus del visón, De repente el último verano...con piedras dentro del zapato para parecer mas alto y subiéndome la solapa del abrigo para poder entrar a verlas porque no eran toleradas. Mis primeras escaramuzas en la ilegalidad.

Sus escándalos, sus amores que fueron para mi una inspiración... Ahora un senador, luego un albañil...

Y, ni falta hace que yo lo recuerde, una espléndida carrera que hace tiempo que le dió un lugar en la historia del cine.


Yo, que allá donde voy me tropiezo con un artista, nunca me topé con ella. Ya es mala suerte. Con Nathalie Pozas me tropiezo cada dos por tres.

Nunca le hice una foto pero es igual, estos días se publicarán tantas y tan bellas fotos de Liz que nadie echará en falta una mía. Esta la publiqué en noviembre, con motivo de una exposición de barbies, junto a un cuento que me inspiró esta grandísima estrella que hoy se ha ido pero que, quién lo duda, seguirá brillando.


22 de marzo de 2011

La ciudad

Canogar expone en Madrid

Daniel Canogar tiene en este momento tres exposiciones en la ciudad. La semana pasada me acerqué a ver la que titula Vortices en la Fundación Canal. El título hace relación al Great Pacific Garbage Vortex (sopa de basura lo llaman aquí). Una enorme isla flotante de resíduos de tales dimensiones que algunos también llaman el sexto continente.

Las obras están hechas a base de materiales de deshecho y quizá porque, como sabes, soy un basurillas disfruté mucho de la exposición.

Evidentemente esta exposición reflexiona sobe la cultura del usar y tirar, la contaminación y el reciclaje.

Visitar la exposición me llevó al norte de Madrid que solo atravieso en coche muy esporádicamente camino de un corderito serrano. Así que aproveché para dar un paseo. Aquí te dejo algunas fotos. Es algo entre Kuwait y Bielorusia, ¿no crees?.

El caso es que juntando mis recientes descubrimientos (Kuwait y la sopa de basura) recordé un estupendo artículo de Muñoz Molina sobre el libro de Edward Glaesser Triumph of the City donde aprendí que además de las muchísimas otras ventajas de este gran invento del hombre que es la ciudad, esta es, frente a los bucólicos suburbios de casitas con jardín, mucho mas respetuosa con el medio ambiente y mas saludable.






19 de marzo de 2011

Lo contrario del amor

Esta semana nos ha tocado Hugo Silva.

Qué ganas tenía de volver al siglo XXI. Ni guerra, ni posguerra, ni entreguerras, esta semana en Chamberí se rueda Lo contrario del amor una película de Vicente Villanueva ambientada en nuestros días. Yo juraría que es su primer largo. Solo he visto un par de cortos de Villanueva (Mariquita con perro y Reina y mendiga) que me gustaron mucho.


Por lo que yo he visto, la cosa va de que el de Los hombres de Paco ha dejado la comisaría y se ha hecho bombero. Un día que La Señora no ha quedado con el cura, sale a dar una vuelta tranquilamente con su vespa, se le cruza el coche de bomberos del otro y se da un guarrazo. Inmediatamente surje el amor entre ellos. O todo lo contrario.

Todo depende de que Hugo no se de cuenta de que la que se cae de la moto es otra y que le han dado el cambiazo por Adriana Ugarte.

En fin, seguro que Vicente Villanueva lo cuenta mejor que yo.















Otros rodajes en mi barrio:
http://unoylosdemas.blogspot.com/2011/02/la-voz-dormida.html
http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/11/el-caso-cebra.html
http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/11/poli.html
http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/11/regreso-al-futuro.html
http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/11/amparo.html
http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/10/explota-explota-que-explo.html
http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/10/el-asesinato-de-carrero-blanco.html
http://unoylosdemas.blogspot.com/2010/01/balada-triste-de-trompeta.html

17 de marzo de 2011

Los gustos

La felicidad reside en los gustos y no en las cosas; somos felices cuando tenemos lo que nos gusta y no cuando tenemos lo que los demás encuentran agradable.
François de la Rochefoucauld


No tengo mucho tiempo estos días y le he pedido a mi amigo el principe de Marcillac que me echara una mano con una de sus máximas.

Para que luego vayan diciendo que sobre gustos no hay nada escrito.

13 de marzo de 2011

La mili

Ahora resulta que fué tronchante. (aquí)

Perdí mas de un año de mi vida llevando a la ópera a un general.
Yo no asistía a la representación, claro, y el carnet de conducir me lo había pagado yo.
Dos cosas aprendí en la mili: que ni muerto sería chofer y que, en gupo, somos capaces de lo peor.

Esa es la verdad. Ahora, si quieres, te cuento el chiste: la señora del general, mi miss Daisy asignada, natural de Alpedrete, cuando había otras generalas en el campo de batalla, me hablaba en francés.

11 de marzo de 2011

Y ahora, Japón

La forma de este dificio de Tokio no es el resultado del seismo. Tampoco este lío de cables que forma parte del paisaje habitual del Japón.

En los templos del Japón la gente hace sus peticiones de diferentes maneras: escribiéndolas en papelitos, en tablillas, en cintas y un sin fin de modalidades de votos que depositan en la entrada de los templos.

A veces no son peticiones, son agradecimientos. O sea que parece que la cosa funciona. Yo hoy, voy, y me lo creo y pongo una vela a quien corresponda para que los japoneses salgan de esto lo mejor posible.

Y me pregunto ¿qué va a ser lo próximo?





9 de marzo de 2011

Christchurch

Pepe. Un superviviente.


A principios de los 90 fuí a hacer un trabajo a Christchurch, Nueva Zelanda. Al otro lado de la bola. Cuando el trabajo acabó, los colegas neozelandeses nos invitaron a todo el equipo a una cena en el único restaurante español de la ciudad. Ahí conocí a Pepe, el dueño.

Pepe, en dos palabras, era Alfredo Landa. Ese español que a los veintitantos y en pantalón campana, conoce una australiana en Benidorm y se va detrás de ella.

Durante la cena, Pepe, nervioso y ágil, se movía sin parar de un lado a otro de la larguísima mesa atendiendo a todo el mundo. Animaba la cena con sus ocurrencias y el modesto local con música española. Había organizado un menú español entre comillas del que se justificaba con nosotros, los españoles: el cabrito no era cabrito, las angulas no eran angulas...Allí el único auténtico era él.

Aparte del buen negocio que estaba haciendo se le veía encantado de tener allí a unos paisanos.

Para no extenderme demasiado te diré que la cena acabó en fiesta y Pepe y yo solos de madrugada en una barra. Casi solos porque nos acompañaba Kathy, una colega local que iba detrás de Pepe. Pero el español ya estaba en la fase de los de Tudela y solo quería hablar conmigo de cosas de hombres. Y de España. De hecho me hablaba en español pasando de ella, echándome el brazo por encima del hombro. Tanto es así que temí que me cantara una soleá. Y es que le dió nostálgico: España y lo que había follado en esta vida eran el tema basicamente.

Yo puesto de machaquito hasta el culo y con un exlegionario colgado al cuello hablándome de sexo, me temí lo peor. Pero entonces pronunció el nombre mágico:

- Ay, chaval, me dijo, y pensar que a mi me desvirgó Paca la Coja!

Con esta bendita costumbre que tenemos los madrileños de no preguntar a nadie de donde es, yo a esas alturas de la copla aún no sabía de donde era Pepe pero, Paca la Coja... Tenía que ser mucha casualidad. Asi que me aventuré y le dije:

-¿Paca la Coja, la de Cuatro Caminos?

Me miró como el que ve a dios. Se le saltaban las lágrimas. Me dió un largo abrazo.

Yo empecé a sentirme incómodo porque los camareros que no entendían el contenido altamente heterosexual de nuestra conversación empezaban a mirarnos.

Finalmente Pepe me agarró la cara con las dos manos y a dos milímetros de mi boca me dijo apestando a JB:

-¡No me digas que tu te has follado a Paca la Coja!


El madrileño había llegado a Nueva Zelanda después de pasar diez años en Sydney. Cuando se divorció de la australiana se fué a Christchurch a empezar por enésima vez una nueva vida. Esto de empezar una nueva vida le había llevado a Ceuta de legionario, a Benidorm de camarero, a Australia de gigoló y a Nueva Zelanda de restaurador y animador local.

Pepe tiene que estar bien. Es un superviviente nato.

Mas de 200 personas han muerto el mes pasado en el terremoto de Christchurch del que a penas nadie se ocupa en los medios. Qué lejos nos queda Nueva Zelanda.


Enlace

7 de marzo de 2011

El fraude

Hemos convivido con él pero no hemos querido verlo.
Ya es tan evidente que no va a ser posible seguir mirando para otro lado.
Esto está lleno de defraudadores. Los que todos conocemos. Y alguno que tu conoces.

3 de marzo de 2011

Hombres objeto

Cada vez hay mas

Una ejecutiva se dirige a su oficina mientras desde un anuncio dos modelos nos enseñan las tetas. Que no se diga que los chicos no colaboramos en lo de la igualdad.


2 de marzo de 2011

Solo ante el peligro

El hombre es el peor enemigo del hombre.

O dicho de otro modo: Homo hominis lupus * que dijo Tito Maccio Plauto (que era muy maccio pero sabía latin).

No salgas sin casco.


* Hay mucha loba.


1 de marzo de 2011

El tamaño importa

Sobre todo a uno mismo.
No conozco ningún hombre que pudiera llegar a marcar la casilla pequeñita y juguetona. De poder elegir.