29 de octubre de 2011

Making of


Prefiero la magia.
Conocí el making of hace muchos años porque en Publicidad se utilizaba para justificar ante el cliente la pasta gansa que se le había cobrado por la producción de su foto o su spot de televisión. Era un vídeo en el que se mostraba la enorme cantidad de personas que trabajaban y la cantidad de medios utilizados.
Pero esta moda del making of de las películas que rellenan horas de televisión y se anuncian como reclamo extra para los videos me parece un horror. En mi opinión le quitan toda la magia al cine.
No, yo no quiero ver el ventilador ni las mangueras del beso de El hombre tranquilo. No quiero ver los cromas de Superman.





























25 de octubre de 2011

El microclima


¿Quién no tiene uno?
Todos los pueblos suelen tener un microclima que mejora las estadísticas climatológicas de su comarca. Pregunta si no a las gentes del lugar.
Los microclimas son siempre buenos. O al menos de los malos no habla nadie.
Sin embargo, en mi reciente viaje al norte, aunque me hizo muy buen tiempo,  un día en Gijón, al atardecer, llovió en este señor.
Yo por si acaso saqué el paraguas. No fuera a ser el famoso calabobos.





24 de octubre de 2011

Los módulos


Los que no tenemos memoria tenemos internet.
Les debo a unos amigos el nombre de una canción y el del grupo que la cantaba. De ahí esta extraña entrada.
Claro que a ellos, tan jóvenes la canción no les sonará.
También les dije que iba a cantarla. Y claro, ellos tan jóvenes me creyeron.
¿Que no visteis la voz que tengo?

Y tu dirás, ¿y a mi qué?. Y tienes razón. Espero que al menos la canción te guste.





22 de octubre de 2011

Gijón

La reconquista
España es Asturias, lo demás es tierra conquistada, leí hace años en la puerta de un retrete de un bar de carretera cerca de León. Y poseído por el espíritu de Don Pelayo, al salir de aquel bar, puse rumbo a Asturias por primera vez en mi vida.     

No brillaba especialmente Gijón, entre tantas bellezas como encontré en Asturias pero si que me enamoró el ambiente que se respiraba en la ciudad. Ahora que he vuelto, me ha conquistado de nuevo. Estaba mucho mas guapa y me ha recibido con un tiempo espléndido y un par de regalos:

Gijón de Sidra es el nombre que han dado a unas jornadas que pretenden promocionar las viejas sidrerías y que me han dado la oportunidad de disfrutar de una exquisita oferta gastronómica y de toda la sidra que he podido consumir a muy, muy buenos precios. Tengo que decir que el día que llegué ya se me habían saltado las lágrimas al pagar un café a 90 céntimos.
También me ha regalado una estupenda luz para que parezca que se hacer fotos.


 
-->




19 de octubre de 2011

Niemeyer 2


Un Picasso en la cocina.
El centro Niemeyer es una rareza en medio del paisaje portuario e industrial de la ría. Un capricho. Me ha gustado mucho.


Vi dos exposiciones: una de pintura de Hugo Fontela y otra de fotografías de JessicaLange.
Fontela, aprendo, es un joven asturiano que parece que empieza a pitar (hasta vive en New York y todo).  No me ha gustado nada su pintura. Bueno, un poco mas sus acuarelas sobre Rio de Janeiro. "No puedes entender a Niemeyer sin conocer Rio " dice el tío para que la exposición en el centro termine de hacer clack.
Y las fotos de Jessica. Los que en estos días andan cuestionando la dirección del Centro Niemeyer dicen que es una aficionada. ¿A que no lo sabías?
Me gusta el ojo de Jessica que se fija en el mismo México que yo una vez fotografié. También el México que yo hubiera querido fotografiar (cómo eché de menos mi cámara viendo bailar el danzón en Veracruz)




No puedo resistirme a reproducir aquí una frase del texto de presentación de Jessica en el centro:
Punto y línea sobre plano son los elementos fundamentales de su escritura visual. Su léxico y su sintaxis se reducen a concordancias temporales como ecuaciones elementales que expresan lo imperceptible.
Ya te digo.

17 de octubre de 2011

Niemeyer 1


Gracias al Centro Niemeyer he descubierto Avilés
Siempre se habla de su industria, del puerto, de la ría pero no se menciona el resto de la ciudad de Avilés. Es preciosa. Palacios, iglesias, calles porticadas, amplias plazas, un teatro de lujo, el Palacio Valdés, e incluso un mini Hyde Park en pleno centro histórico : el Parque Ferrara .
Como muestra del viejo Avilés, foto del cine multisalas del siglo XVI (o así). El resto AQUÍ.


Y en Avilés, recupero las esperanzas.
Después de varios días de búsqueda infructuosa por toda la costa, estaba yo a punto de comunicar al mundo la desaparición del llamado chicarrón del norte cuando en Avilés me topé con algunos ejemplares.
Te muestro uno de ellos que parece asegurar la continuidad de la especie. 

16 de octubre de 2011

San Sebastián

Parece mentira, con un nombre tan gay.

En San Sebastián llega la puesta de sol y todo son postales. Los lugareños se ponen tontorrones y empiezan a hacer cosas raras. Supongo que eso la convierte en una ciudad romántica. Sexy no es.
























































(A Senses)

14 de octubre de 2011

El Norte


Las razones del corazón.
A Vitoria no había vuelto desde finales del siglo pasado por lo menos. Qué guapa la han puesto y que bien le sientan a su arquitectura los desniveles.
Muy bien montada la exposición sobre Ocaña en el Centro Cultural Montehermoso. Completísima. Qué pena que no dejaran hacer fotos. El Centro en si me gustó mucho. Cuenta, por supuesto, con un estupendo bar y además con una sala espectacular en lo que fueron los antiguos depósitos de agua de la ciudad. Se celebraba en ella un acto  muy concurrido sobre Feminismo: RE.ACT.FEMINISM#2. Muy moderno. Con decirte que había hasta una performance de esas en la que los performers de embadurnan unos a otros.
En el Hotel Ciudad de Vitoria descubro como parte de la decoración unas preciosas pinturas murales recuperadas de la vieja fábrica de naipes de Heraclio Fournier. Tienen los mismos colores (sepias) que las pinturas de Sert para el Museo San Telmo de San Sebastián. Solo que lo que allí son alegorías sobre el pueblo vasco aquí son fantasías de inspiración oriental.


En San Telmo había una exposición sobre Fellini pero supongo que es la que ví recientemente en Madrid  y  prefiero visitar la colección permanente. En ella descubro para empezar que ya en la edad media una antepasada mía pilló y se hizo un hueco en el árbol genealógico de los poderosos Gamboa. O sea que lo de las chicas de mi familia viene de lejos. Pero sobre todo no puedo explicar la emoción que sentí al reencontrarme en San Telmo  con la Alfa de mi madre. No sabía que esta máquina de coser, tan presente en el paisaje de mi infancia, también fuera vasca.
Después de tantas emociones prefiero descansar en el nuevo y estupendo gastro bar del museo. Qué bien montan los bares los museos vascos.
En el de Balenciaga, en Getaria,  el pasado jueves 13 inauguraban las visitas nocturnas con cena incluida.
 


Me gustó el museo Balenciaga. El edificio y la colección. Apuntar que las señoras mas que en la moda saco, se agolpaban ante el vestido de Fabiola.
Para despedirme de San Sebastián me veo la peli de Ripstein. Después del cabreo del mexicano con el jurado del Festival me da morbo verla aquí. Razones del corazón.


















 1. Ocaña 1973-1983 en Vitoria. 2, 3 y 4.San Sebastián la playa y cartel de la exposición de Fellini. 5, 6 y 7. Getaria. Museo Balenciaga y un bar.






6 de octubre de 2011

Los Miserables


Ultima representación
La imagen de guardarropía que nos muestra la última oleada de gitanos rumanos en Madrid es digna de la mejor representación de la obra de Victor Hugo:  chaquetas raidas , abrigos hechos jirones, pies descalzos, suciedad extrema... E igual de falsa que sus lesiones.
Algunos de los muchos centros donde reparten ropa y calzado gratuitamente  tienen carteles pidiendo que por favor dejen de llevarles ropa porque no tienen ya donde almacenarla.
Estoy seguro de que la salud de estos pobres tiene mucho que desear pero tras esas muletas (cortitas para que se encorven) no hay ninguna lesión. Lo que hay seguramente es explotación. Algún listo ha montado este circo en su beneficio.
Sufren la pobreza. Eso es tan innegable como injusto. Pero no la que representan. Quizá una peor.