13 de noviembre de 2019

Sit and talk



Hay que reconocer que en catalán todo está mas claro.
En la onda del Twist and shout o el Levántate y anda, que dijo el otro, los catalanes han lanzado Sit and talk. Una cosa tan tonta, y a nadie se le había ocurrido.
En Madrid, como demuestran las imagenes de la línea 1, el slogan ha tenido un gran éxito. En Francia, no tanto.


7 de noviembre de 2019

Qué lata, votar


Antes no te molestaban tanto.
Los que nacieron en Democracia no saben lo que se han perdido. Ni se imaginan la vidorra que nos pegábamos sin tener que ir a votar ni nada.
Éramos la envidia de Europa. Los europeos venían a España, no para beber barato, qué va, venían porque aquí no se votaba nunca. Hartitos estaban de votar.
Mi abuelo, socialista perdido, si era de votar, Como no le querían acompañar porque, consideraban los que le cuidaban, que a su edad para qué molestarse, se fue solo a votar en las primeras elecciones después de 40 años. Se cayó en la calle y se hizo una herida en la frente. Te lo digo: no compensa. 

(En la foto: rodaje en Chamberi) 


 



3 de noviembre de 2019

La noche se acabó


Convicciones yo no tengo.
O no muchas. Pero eso a la gente no le hace gracia. Por eso digo cosas.
Nosotros somos de sacarina… A mi donde esté Alcaudete…. Eso es lo que se espera de uno. Así que alguna vez debí decir que yo no soy de ir a fiestas. Lo mismo pude haber dicho que me pone Puigdemont pero no. Dije lo de las fiestas.
El resultado es que se ha corrido la voz y ya nadie me invita a ningún sarao.
Dice mi amiga Rebe que son paranoias mías, que no me invitan porque ya ni animo ni adorno.
Ya le dije: tu si que eres vieja.



22 de octubre de 2019

Qué pereza


Un joven se despereza al sol en la Barceloneta.
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí: raca raca, raca raca…

Cerrar los ojos no es una solución pero tampoco se ganó nunca una batalla por aburrimiento del rival. 


14 de octubre de 2019

Lo que he aprendido en Sitges


Idiomas, por ejemplo.
No sabes lo que uno perfecciona los idiomas -y la visión periférica- viendo una película coreana subtitulada en inglés con subtítulos añadidos en catalán y en castellano. The gangster, the cop, the devil me ha recordado, un año mas, que el cine coreano es de los mas divertidos.
También he añadido a mi vocabulario la palabra huachicol que suena cachonda pero responde a una realidad mas penosa (véase la estupenda peli mexicana Huachicolero). Y he corroborado que cualquier pelicula con Toni Servillo dentro se hace grande: 5 è il numero perfetto.
He conocido un nuevo género: la comedia romántica con monstruo. After midnight ha sido una auténtica sorpresa.Y, finalmente,  he vuelto a ver a una estrella de Hollywood demostrando que se gana cada dolar que ingresa. Qué profesional Aaron Paul*, el de Breaking Bad, que pasó por Sitges a presentar El Camino (a Breaking Bad movie) y enamoró en un momento a miles de personas con la dificultad añadida de que es poquita cosa y la mayoría del público eran tíos adultos.
La peli está bien y el tipo lo borda pero abstente si no eres fan de la serie, bitch (que diría Jesse Pinkman).

(*)El actor Aaron Paul en el escenario del festival de Sitges


 
 
-->