27 de noviembre de 2020

De mayor quiero ser hater

O influyente *

Escucho los consejos de los que me quieren, me  abro al mundo de nuevo y pongo la tele. ¿Qué me encuentro? Un anuncio, naturalmente. En el comercial escucho: eramos unos haters de los seguros de salud… Apago la tele. Definitivamente aun no estoy preparado para la nueva normalidad.

 

(*) influencer, para entendernos.

 

 

 


 

19 de noviembre de 2020

Por fin una buena noticia

¡Aleluya!

Salgo de mi encierro y paseo por el barrio como un turista. Qué bonitas las calles en Otoño. Los bares han puesto terrazas ocupando plazas de aparcamiento. Sus sombrillas dan a ChamberÍ un aire playero. Claro que algunos ya han sustituido las sombrillas por una estructura mas sólida capaz de soportar las dos plantas que van a levantar en cuanto no mire el guardia. Han cerrado algunos negocios y también descubro alguno nuevo. Y de repente, al fondo, ante mi, una imagen mil veces soñada: están desmantelando el capirote de las torres de Colón.

No se que nueva tropelía permitirán cometer a los constructores pero merecerá la pena a cambio de librar a la ciudad de la vergüenza de tan ridículo capirote.

Hacía tiempo que no escribía nada en este blog porque para dar malas noticias ya está Tele5. Esta es buena: Dios aprieta pero no ahoga.

 

 


 

26 de octubre de 2020

Qué majos.

Los políticos, digo. 

El Ayuntamiento de Madrid, en lo festivo, cuando quiere ponerse fino se pone goyesco. A mi se me ocurren un par de pinturas negras que ilustrarían mejor la situación actual de los madrileños pero el Consistorio ha optado por un Goya mas popular, claro. 

No dejo de preguntarme qué necesidad había de hacernos esto.


 

21 de octubre de 2020

¿Por qué no me enseñaste cómo se vive sin ti?

Vivo cantando

Quince minutos bajo la ducha ni es sostenible, ni es solidario, ni se si puedo permitírmelo. Pero si renuncio a mi actuación en la ducha de cada mañana, ¿qué me queda?. 

Tengo un repertorio muy amplio, no creas,  pero hoy todo han sido boleros. Letras de desamor llenas de reproches: …hoy resulta que no soy de la estatura de tu vida. 

Me he despachado a gusto con la esponja que es lo mas parecido a un ser humano que me acompaña en mi ducha desde que llegó el covid. Voy a borrar de mi boca los besos que un día me diera tu boca maldita, le he dicho y todo. Una vez aclarado que no me enrollo con la esponja porque yo no quiero, puedo afrontar mi día perfectamente, solo como un perro abandonado en el pandémico descampado en el que mueren cada día - deja tu ya mis sueños - mis necesidades.

 

 


 

9 de octubre de 2020

Prefiero soñar

Madrid me mata

Confinados para proceder a su gaseamiento, los madrileños se inmolan para salvar a la Humanidad. Ya no queda otra salida. 

Alguna cree que si la hay. Nunca fue muy lista. Con esa cara de loca es imposible que pase desapercibida. La mascarilla deja al descubierto sus ojos, demasiado grandes, demasiado abiertos para ser humanos. La muñeca asesina fue interceptada por sus victimas cuando trataba de huir del gaseamiento por el túnel de la risa.

Los madrileños cayeron sobre ella como una plaga de langosta y, en a penas unos segundos, en el suelo solo quedaba el mecanismo que la animaba.