24 de enero de 2020

Mucha, mucha policía


Buenas noticias
Alguien publica en Instagram la foto de un kiosco de prensa en Madrid donde venden periódicos antiguos. Pon tu, viejos. Destaca una cabecera: Franco ha muerto.
Yo pienso: qué simpático, poder leer de nuevo noticias como esta, tan esperanzadoras.
Pero en Instagram una señora se apresura a comentar: ¡fachas! Nido de fascistas nostálgicos…  
Cuánto denunciante ha aparecido en este país. Qué olfato tan fino para detectar fachas, rojos, machistas, feminazis…. Esa ostentación de odio, ese reafirmarse insultando al enemigo me parece sospechoso.
En fin, a mi no me amargan el dia ni esta, ni el pin parental, en cuanto tenga un rato, voy a acercarme al kiosco ese a por el periódico de que entramos en la Comunidad Europea.


12 de enero de 2020

Detrás de cada gorro de lana...


Una gran mujer.
Yo tuve un gorro de lana de cada una de mis abuelas. La una era una virtuosa del punto y se lució: como me veía venir, me hizo uno con pompón que yo movía grácilmente pacá y pallá camino del cole.
La otra aprendió a hacer punto a los 70 años, justo cuando empezaba a aburrirse. Yo fui solo una de las innumerables víctimas de las creaciones en lana con las que inundó a toda la familia. ¡Qué viene la abuela! Y corríamos a ponernos su gorro para salvaguardar la armonía familiar.
Un día sin embargo me pilló, a traición, jugando en la calle sin el gorro. Argumenté, en defensa de mi herencia, lo peligroso que era en ese barrio llevar algo con los colores del Barça. Me hizo uno en rayas rojas y blancas que podía divisarse desde la nave Soyuz que por entonces se estrenaba en el espacio.
-Para que no te pierdas.
Otra que me conocía.

4 de enero de 2020

Vuelvo al charleston


¿No son los 20? Pues eso.
No escribo mas a menudo para no aburrir. Me cuesta ignorar los acontecimientos que a diario nos abochornan y pasar a lo que importa: el mundo real.
Ese donde la gente pasea. Comparte un perro o comparte la vida. Y se pone tierna cuando ve caer el sol.
Despedí el año en Sitges (si, otra vez Cataluña) con el propósito, para el nuevo año, de ganar mi particular batalla contra el mal rollo. Así que, ¡despejen la pista!


16 de diciembre de 2019

El portal

Menudo belén
Por no tener no tengo ni cuñado. Sin niños, sin luces, sin dulces ni familia con la que discutir, las navidades se me pasan sin darme cuenta.
El centro, ahí donde el alcalde echa el resto con el lucerío temático, estos días ni lo piso. En mi barrio, con un poco de espumillón entre las peras de conferencia en la frutería nos damos por cumplidos.

Y de repente, mi portal. Un ladino conserje que se nos jubiló, arrampló en su huida con la Sagrada Familia que la comunidad de vecinos exponía en estas fechas en el portal. Gracias a tan mezquina avaricia, nos hemos salvado del adorno navideño durante los ultimos años. Pero mira tu que un nuevo vecino, en venganza por haberle hecho presidente de la comunidad, ha comprado un pino falso y un montón de bolas y lo ha plantado todo en medio del portal.
Hasta ahí podíamos llegar. El ala ultra católica de la escalera, que aceptó a regañadientes que no se sustituyera La Sagrada Familia robada, ha dicho que si hay dinero para árbol, hay para belén y ahora en el portal también tenemos un nacimiento completo con castillo, rio y todo.
La atea del 3º por su parte ha puesto un centro navideño de musgo y ramas secas muy mono. Este gratis porque es un regalo de empresa que no sabía donde colocar.

Bajas a por el pan y ya en el portal, una sobredosis de navidad te atraviesa todo el cuerpo como un escalofrío . Un sinvivir. Felices fiestas.

3 de diciembre de 2019

Diversión con banderas


Sheldon en Chamberí
Me entero de que el nuevo consistorio ha creado una concejalía de banderas y que el concejal al mando va a instalar, entre muchas otras, una bandera en la mismísima plaza de Chamberí. Entre 3000 y 6000 euros la banderota.
Menos mal. Creí que no la iban a poner nunca. Carmena hizo un carril bici que atraviesa el barrio y ni una sola banderita en todo el recorrido, que ya le vale.
Dice nuestro Sheldon Cooper que lo de la bandera es la respuesta al clamor popular. ¿Popular? Me suena. Debe ser el mismo clamor popular por el que nació la nueva cofradía de la borriquita en una iglesia de Malasaña. Si, si, Malasaña, ese barrio tan de moda entre los jóvenes costaleros.
¿Para cuando Diversión conBanderas en Telemadrid?
A mi la bandera que mas me gusta es esta de John Gerrard en el Thyssen. Si lo se, voto a Tita.