Mostrando entradas con la etiqueta El mundo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El mundo. Mostrar todas las entradas

12 de enero de 2011

Mundo subterráneo

Prefiero morir asesinado en el metro de Nueva York que sin libertad en Moscú.( Felipe González)
Yo viajé en el metro de aquel Nueva York en el que te arreglabas el aspecto del cadáver en el espejo del hotel antes de salir cada noche, por si acaso. Curiosamente no tengo fotos del metro neoyorquino. Aunque no se de que me extraño porque ni siquiera hice fotos del de Moscú, tan espectacular. Según me da.
Sin embargo tengo tantas del metro de Tokio que podría hacer una película.
Del metro de Berlín recuerdo la tapicería. También que quisieron multar mi ignorancia en el uso del billete pero me salió Madrid y les dije que nones, que se parece a nein, para que lo entendieran.
Odio no haber podido bajar al metro en Buenos Aires. Sobre todo después de ver Plata quemada.
En Rio si que hice un breve recorrido y curiosamente me recordó al de Estocolmo con los túneles en roca aparente.
Me llamó la atención un proyecto interesante para transformar en calefacción para un edificio las calorías emitidas por los pasajeros del metro de Paris.
Paris y Londres merecerían un capítulo aparte pero, no me preguntes por qué, no tengo mas que un par de fotos del metro de Paris y otras dos del de Londres: una del Underground y otra del del Overground.
No conozco la nueva linea sin conductor que han inaugurado recientemente en Barcelona pero si la de Copenhague que tomé el invierno pasado en el aeropuerto. Parece ser que esa es la tendencia del futuro y que pronto lo tendrán en Bilbao (me encanta el que les hizo Foster)
Estoy muy flojo en metro autonómico: no conozco ni el de Sevilla ni el de Valencia. El de Málaga debe estar a punto de inaugurarse. ¿Habrá alguno mas?

Hoy ya ha visto uno mucho metro pero recuerdo cómo me impresionaron en su momento algunos de ellos: el BART de San Francisco cuando era un hito mundial en los transportes o el metro de Montreal: la famosa ciudad subterránea tan útil en esos climas de grandes nevadas. Y el de México que a principio de los 80 me pareció tan moderno en comparación con los europeos. Nunca olvidaré a aquel chico que me quiso vender una máquina de coser en el vagón.

-¿Qué te ha hecho pensar que yo he venido a México a comprar algo así?
-Tus ojos, me dijo el tío.








1/2/3:Tokio. 4/5:Berlín. 6/7:Estocolmo. 8/9:París. 10/11:Londres. 12/13: Copenhague.

17 de diciembre de 2010

Ángeles sin alas

Que los hay.

Vi uno en Florencia, junto a la Galeria degli Uffizi, recién llegado del Renacimiento.
Otro en México. Era un ángel en blanco y negro salido de una película de aquellas del Indio Fernández.
En Madrid, vi uno negro en la calle y otro en el metro. Precisamente este, que tenía alas, resultó ser falso.



































11 de diciembre de 2010

Sombras nada mas

Mucho ji-ji, ja-ja pero noto en los comentarios críticas veladas a mi labor de documentación fotográfica sobre tipos humanos. Sobre todo si se les ve la cara.
Claro que, por otro lado, un eminente bloguero (El Deme) ya alguna vez definió Uno y los demás como el blog que tenía mas fotos de gente de espaldas en toda la blogosfera. Que lo llevo aquí clavadito.
Total que esto se ha convertido en un sinvivir.




Acabo de leer una crítica muy buena de la primera película de un hijo de Trueba que se titula Todas las canciones hablan de mi. Esta sin duda es el
auténtico relato de mi drama:

8 de noviembre de 2010

Solo parejas

Peras, manzanas y scubidubidua
La disco fue la versión de Hollywood de la discoteca europea. Antes de la discoteca, en Europa había boites (buats). En España, algunas de ellas, escasas en iluminación, exhibían en la puerta el cartel Solo Parejas. Ya te puedes imaginar que se referían a parejas heterosexuales exclusivamente.

Decadas mas tarde la sin par Botella todavía dividiría el Universo en peras y manzanas. Qué ceguera. Hacía ya mucho que
Sacha Distel había explicado al mundo que en el frutero cabían otras variedades. El las agrupó bajo la denominación scubidubidua.

¿Bailas?














14 de junio de 2010

Windows?

A mi no me preguntes sobre Windows que tengo un Mac.

No voy a entrar en la vieja polémica sobre PC o Mac, no te preocupes. Allá tu con tus virus.
Esta es una entrada sobre ventanas, el habitat natural del mirón. Y sobre mirones. Aunque aquí el mirón es uno, que mira a los que miran desde sus ventanas. ¿Qué verán? ¿ A quién buscan? ¿ A quién esperan?
Al técnico del PC, seguro.




24 de abril de 2010

Playa 2. Los tíos

A Theodore que predijo esta entrada como si me hubiera parido.

No siempre he ido a la playa con mis tías.
Una vez fui a Ibiza con un amigo sueco muy pijo. Se empeñaba en que nos hiciéramos amigos de todos los príncipes italianos de la playa. Lo malo de los príncipes italianos de la playa es que luego van a cenar fritanga al peor barucho de la ciudad. Aunque eso si, vestidos de príncipes.
Una noche, devoraban el rancho del barucho los italianos con un estilazo que no veas, mientras se nos quejaban de que Ibiza ya no era lo que había sido. Lo resumían en una frase: Ibiza está llena de peluqueras. Fue entonces cuando el rey de los príncipes se dirigió a mi interesándose por mi medio de vida.
- Parruchiere, le dije.
A mi amigo se le atragantó la fritanga. Luego se hizo el sueco.

La magía.
Yo era de quedarme en la playa hasta que se ponía el último rayo de sol. Los amigos se cansaban. Me dejaban solo. Era el momento mágico del día. Esa luz última en la playa desierta era un espectáculo.
Un día descubrí que no estaba solo, que éramos dos los espectadores. Ese atardecer fue menos mágico, pero igualmente espectacular.

Clint.
Otro día fui desde Ibiza a una playa de Formentera a encontrarme con un amigo catalán. El no apareció pero, a mi, se me apareció Clint Eastwood.
Impacto súbito. Esa noche dormí en la playa.
¿Qué no era Clint Eastwood?
Porque tu lo digas.

Ni un donuts.
Junto a la playa de Bondy, había una pequeña caravana de esas que venden alimentos. Sobre ella un enorme cartel luminoso: CHURROS, subtitulado Spanish Donoughts.
En la playa de Bondy no me comí una rosca.
1.Pih Pih Island/2.Playa del Montepío/3.Varadero/4.Miami beach/5. Bondy beach

22 de abril de 2010

Playa 1. Las tías

La tía Fina era de Villajoyosa, hablaba en castellano con dificultad y un acento valenciano muy marcado. Cuando cantaba copla sin embargo, tenía acento andaluz.
Era como Rosa de España que hablaba con acentazo gaditano pero, cuando se arrancaba por Bessie Smith, clavaba el acento de Tennessee.
¿La playa dices? Es que una de las coplas que mas recuerdo de mi tía era una que decía:
En la arena de la playa
me pude a considerar:
como se quiere a una madre
no se quiere a nadie mas.
Pasaste tu por allí, ¡ay de mi!
y te quise mas que a ella
al momento en que te vi.

Qué peligro tiene la playa. Se lo decía el otro día a Runagays (no te pierdas mirando al mar) que es quien me ha inspirado esta entrada.
Te pones a mirar al mar y la cabeza se pone a viajar por su cuenta. Milagro si no la pierdes. Yo he perdido la cabeza mas de una vez por culpa de la playa.

Recuerdo la primera vez:
Ella era francesa y él también. Ella era la chica mas guapa de la playa. El era un chico. Para estar con ella, yo tenía que jugar con su padre a la petanca. Para no estar con el tenía que hacer muchos equilibrios.
A ella yo le llevaba helados. El me traía la pelota con una sonrisa cada vez que, jugando en la arena, se me escapaba.
Desde el pequeño hotel de la playa en que nos alojábamos, mi tía Margarita nos observaba. Si, otra tía. Esta es esa tía que, en la terraza del hotel, presume de sobrino y del pedazo de novia francesa del sobrino.
Fue una noche en la playa. Al día siguiente yo volvía a Madrid con mi tía.
No podía defraudarla.