10 de marzo de 2015

Paisaje para una novela 64

Consejería de Hacienda. Chamberí.
No vendría a Londres a trabajar conmigo. Alicia se despidió con un beso y desapareció tras la puerta del edificio donde trabajaba. 
Detrás de aquella puerta solo podía haber un trabajo previsible y monótono. Asuntos propios, mencionó. No entendí muy bien. Yo le hablaba de amor y ella me hablaba de sexenios.  

(Asuntos propios. James Espana)*

*Título y autor ficticios.

6 comentarios:

carlos dijo...

Es que es ver en un cartel la palabra Hacienda y me parece mirar "El retrato de la antesala del horror". Yo hubiera advertido a esa mujer. ¡¡NO ENTRE QUE DE AHÏ NO SE SALE NUNCA" . Un saludo.

Lola Mariné dijo...

Uf! Qué mal rollo! Yo no entraría ahí para trabajar ni loca.
Besos

loquemeahorro dijo...

Ay, Alicia, no dejes escapar el amor por la Consejería de Hacienda, aunque insistiré en que puestos a trabajar en una oficina gris, que sea en la plaza de Chamberí.

Y además, muy cerca del Mercato Ballaró ... mira Alicia, que pases de James y te busques un chispero!

pd te leo pero casi no puedo comentar, sorry.

Uno dijo...

CARLOS, no es lo mismo ir a pagar a Hacienda que ir a cobrar todos los meses.

LOLA, no te gustaría trabajar ahí porque no tienes alma de funcionaria como la prota de "Asuntos propios", que se titula así porque parece ser que solo los que trabajan en la administración del Estado los tienen.

LOQUE, tu es que tienes idealizado Chamberí pero, creeme, Londres tampoco está mal. Y luego que como no has leido la novela, no sabes lo bueno que está el que le hace la oferta.
Por lo demás, no te preocupes, es normal que la fama te sobrepase.


ABRAZOS PARA TODOS

laesti dijo...

Hay cosas peores que trabajar en Hacienda... En la Seguridad Social, por ejemplo, que creo que no hay una sola sede, al menos en todo Madrid, que tenga un poco de luz.

Uno dijo...

ESTI, la mina, sin ir mas lejos. Donde esté un negociado de lo que sea, que se quiten pozos y galerías.

Un abrazo