24 de abril de 2010

Playa 2. Los tíos

A Theodore que predijo esta entrada como si me hubiera parido.

No siempre he ido a la playa con mis tías.
Una vez fui a Ibiza con un amigo sueco muy pijo. Se empeñaba en que nos hiciéramos amigos de todos los príncipes italianos de la playa. Lo malo de los príncipes italianos de la playa es que luego van a cenar fritanga al peor barucho de la ciudad. Aunque eso si, vestidos de príncipes.
Una noche, devoraban el rancho del barucho los italianos con un estilazo que no veas, mientras se nos quejaban de que Ibiza ya no era lo que había sido. Lo resumían en una frase: Ibiza está llena de peluqueras. Fue entonces cuando el rey de los príncipes se dirigió a mi interesándose por mi medio de vida.
- Parruchiere, le dije.
A mi amigo se le atragantó la fritanga. Luego se hizo el sueco.

La magía.
Yo era de quedarme en la playa hasta que se ponía el último rayo de sol. Los amigos se cansaban. Me dejaban solo. Era el momento mágico del día. Esa luz última en la playa desierta era un espectáculo.
Un día descubrí que no estaba solo, que éramos dos los espectadores. Ese atardecer fue menos mágico, pero igualmente espectacular.

Clint.
Otro día fui desde Ibiza a una playa de Formentera a encontrarme con un amigo catalán. El no apareció pero, a mi, se me apareció Clint Eastwood.
Impacto súbito. Esa noche dormí en la playa.
¿Qué no era Clint Eastwood?
Porque tu lo digas.

Ni un donuts.
Junto a la playa de Bondy, había una pequeña caravana de esas que venden alimentos. Sobre ella un enorme cartel luminoso: CHURROS, subtitulado Spanish Donoughts.
En la playa de Bondy no me comí una rosca.
1.Pih Pih Island/2.Playa del Montepío/3.Varadero/4.Miami beach/5. Bondy beach

21 comentarios:

Stultifer dijo...

Hay predicciones que llegan tarde.

Alforte dijo...

Las playas, los tíos, solo hay que sumarle mi iPod para que sea una combinación ganadora.
La magia, por supuesto que me quedo con la magia de la playa y tu magia también; en ese apartado he descubierto que coincidimos en visualizar la belleza del atardecer en el litoral, además si estoy en buena compañía, la luna nos viene a visitar también.
Sunset Kisses.

senses or nonsenses dijo...

a tu amigo sueco pijo de Ibiza me lo encontré después en la playa nudista de Sitges. tres días maravillosos en el Hotel Romantic.

sabes?, no era tan pijo.

besos ;-))

Adrianos dijo...

que fotos más chulas... en el pueblo deonde veraneabamos yo siempre me quedaba tarde, a veces solo a veces no, pero nunca terminé acompañado... era un pueblo y esas cosas no pasaban por aquel entonces y yo era mu niño para intentar averiguar los sitios de cruising (que me imagino que haberlos los habrá jaja)
a ver si vuelvo a Ibiza y visito resto de Baleares pronto...
mira que no me gustan los nordicos...
la playa Bondy parece interesante!

Vivian dijo...

Comparto contigo sentimiento respecto a la magia de los atardeceres/anocheceres en las playas, en especial en las playas que a esas horas empiezan a ser paraísos desérticos en los que disfrutar de la soledad, tan difícil de conseguir el resto de las horas del día por según que playas masificadas, en especial en verano.
Supongo que debe ser por eso que mi estación preferida para pasear por la playa siempre ha sido el invierno, me encanta el mar en invierno…

La segunda foto me parece una maravilla, siempre me han gustado los atardeceres rosa, como los atardeceres de ese encanto de película, “El Gran Gatsby”…

Un abrazo

calamarin dijo...

Sin dudarlo un minuto, me quedo con las playas de Miami, y eso que no he tenido el gusto... A mí de Ibiza que no me hablen, que me pongo malo... (creo que ya lo sabes)

Uno dijo...

Stultifer, supongo que te refieres a que theodore ha dado al "pause". Snif.

Alforte, en el amor por los atardeceres playeros y sus impredecibles consecuencias no creo que seamos muy originales tu y yo. Bueno, tu un poco mas que le pones banda sonora.

senses, seguro que te hiciste pasar por italiano.

Adrianos, ¡hace tanto que no he vuelto por Ibiza! La última vez fuí por trabajo y me pareció una caricatura de la Ibiza que había conocido. En Mallorca ya no puedo contar con la casa que me prestaba una amiga en Alaró. Tampoco he vuelto a Menorca, donde pasé otros muchos veanos en la mejor compañía.
La playa de Bondy, a un paso de Sydney, se portó muy mal conmigo. Prueba tu que eres mas guapo.

Vivian, el atardecer rosa pertenece a la playa del Montepío. Está en Veracruz, Méjico. El pueblito es pequeñísimo. Hay un hotel que es mas bien una pequeña pensión y otro similar en construcción pero que aun así ya alquila las habitaciones. Al pueblo no llega el teléfono. En lo alto de la colina, un bar con antena tiene un teléfono para uso público. No hay turismo extranjero aunque se ha hecho popular entre los mejicanos desde que recientemente asfaltaron la carretera.

Calamarin, se lo tuyo con Ibiza. De la playa de Miami, recuerdo el calor asfixiante y la policía recorriéndola continuamente arriba y abajo con toda clase de vehículos. Not my cup of tea.
Otra cosa era pasear, cuando ese maldito sol se ponía, por South Beach, que parecía un pase de modelos.


Un fuerte abrazo para todos

Ut dijo...

Cuantas anédotas se pueden contar de la playa, verdad? que poquito queda ya para difrutar del sol, de los largo paseos y atardeceres.

Un beso

P.d: ... todo un placer

UT

Lola Mariné dijo...

Hace mogollón de años que no voy a Ibiza; la recuerdo así, como en las foto, y me temo que ahora es como Benidorm, creo que no me gustaria.
Saludos.

pe-jota dijo...

Poco a poco se van calentando los motores, en cuanto a que nada es lo que era, tampoco Italia es lo que era y con Berlusco aún menos. Eso es justamente lo que hace que los príncipes italianos se te caigan.

Uno dijo...

UT, un gustazo.

Hoy ya hemos tenido un adelanto del verano. Y tampoco es eso que yo quiero mi ración de primavera.

Lola, yo hace un siglo que no vuelvo pero la última vez ya fué una decepción.

pe-jota, ¿y no tendrá que ver el inexorable paso del tiempo en toda esta decadencia que percibimos?

Abrazos para todos

Noemí Pastor dijo...

Soy una hortera de playa y no tengo remedio.

Uno dijo...

Como profesional que eres te pregunto: ¿Hortera de playa es mas o es menos que hortera de bolera?

Noemí Pastor dijo...

Ni idea, hijo. En mi barrio no había boleras, éramos más de futbolines.

Uno dijo...

¡AY, los futbolines! Pensándolo bien, creo que aprendí mas en los billares que en las playas. Yo practicamente hice alli el bachillerato.

AntWaters dijo...

Pues mas o menos así me empuja my man jajaja, que mira que le digo, no hagas eso que van a pensar que no me tienes o no me dejo, y eso no es cierto.

Como mola lo de los churros; saber que incluso eso tiene su traducción; :O ¿Viste a Clint antes o después de los puentes? Por cierto, que vi Gran Torino :_), cómo molan sus pelis, snif snif snif, yo te creo y te cuento que sentado yo en un muro por debajo del hotel Mencey vi pasar a Antonio Gala con su bastón y su suéter y hasa su pelo cano hacia atrás.. y me ignoró cual criatura de otro reino.

besos de yo también supuse lo de los chicos, pero claro, claro.... es iguá, el verde me sienta tan bien :(

Argax dijo...

La playa y sus historias. Para el que le guste, a mí me encanta, la llegada del sol y del calorcito hace que los pies piquen anticipando el tacto de la arena.

Este año tendré una base en una playa por descubrir gracias a la bondad de mis progenitores, claro que no será lo mismo porque será un veraneo en plan familiar con compras en la lonja y cervecitas chiringuiteras, pero hasta esa playa tiene su punto y seguro que siempre encuentro mi hueco para buscar historias como las que cuentas en las dos últimas entradas (que me han encantado).

Así que a lucir esos cuerpos...

Uno dijo...

Ant, primero de todo decirte que es muy cierto que tu también viste venir este post (dios mío,¿tan predecible soy?) pero es que como Theodore ha cerrado temporalmente su blog y amenaza con no volver tenía que chantajearle emocionalmente con esta dedicatoria.
Mi Clint era el mejor Clint.

Argax, cada playa es un mundo y lo mejor es intentar sacarle el máximo partido a cada situación, como dices. Seguro que esa playa te da para 5 o 6 entradas.


Abrazos, chicos

Justo dijo...

¿Cuántas décadas lleva diciéndose que Ibiza ya no es lo que era?

theodore dijo...

Y lo que me ha gustado lo de los Spanish Doughnuts. Los tíos y la playa son una combinación harto explosiva. Lo bueno es que "te den de dormir", aunque por la noche refresca mucho, hay que tener cuidado. Y con los suecos también.

Un besote after the premonition :-)

Uno dijo...

Justo, ¡cuánta razón tienes!. "No ser lo que era" no es necesariamente peor.

Theodore, lo que te has hecho rogar. Me lo tengo merecido por creido.
Por lo demás, qué te voy a contar yo a ti de la playa que la has tenido siempre tan cerca(si seré bruto, iba a decir: que la has mamao desde niño.)

Abrazos y abrazos