6 de enero de 2012

Ommm...(2)

Yo es que en la India medité mucho

Qué bien pillado tienen los indios esto de lo espiritual del alma y eso, medité por ejemplo.

Claro que otra cosa son las cuestiones físicas, continué meditando.

Y es que no todo es yoga, no vayas a creer. El comerciante, la camarera, el escolar que tan ceremoniosamente junta sus manitas y te hace una reverencia, sin cambiar su sonrisa, acto seguido expele un cuesco o se hace una pelotilla en tus narices.

Ommm....En La India lo cortés no quita lo valiente.


11 comentarios:

tecla dijo...

Así es la vida, Uno, clara y espontánea.
Tu retratas la vida, y también eres claro y espontáneo.
-¿Por qué dices eso?
-Mira, por nada, hace tanto tiempo que te escucho decir tus opiniones que al final, una se hace una idea sin darse cuenta.
Eres claro y espontáneo.
Eso es algo bueno en tu haber.

Laura Uve dijo...

jajajaja...... pero... qué manera de desmitificar la meditación y la trascendencia. Eres un absoluto irreverente. Y, claro, me encantas por ello.

Besos, mi niño!!

Alforte dijo...

Somos espíritus en un mundo material con necesidades terrenales, porque no hay nada más sano para nuestro espíritu que tirarse cuescos...lo malo pa' fuera y cuanto antes mejor.
Besos terrenales

senses and nonsenses dijo...

es que lo de la pelotilla va bien para la meditación.
te lo digo yo...

Ronronia Adramelek dijo...

¿Me estáis queriendo decir que el buen hombre que sube las escaleras mientras se sujeta los faldones, lo que está haciendo realmente es aventarse una ventosidad?

(Y pelotillas nos sacamos todos, no sólo los indios. La diferencia cultural radica en qué se hace con ellas una vez están entre el pulgar y el índice... ¿o tampoco? :)))

Uno dijo...

TECLA, me abrumas y me abrumas pero muchas gracias.

LAURA, cada cabeza da para lo que da.

ALFORTE, pues ahora que lo dices lo mismo el cuesco, y los eructos que no he mencionado, eran parte de un ejercicio de relajación de esos que acompañan a la meditación en las filosofías orientales.

SENSES, lo se, lo se. Tuve un profe en el bachiller que después de hacerte una pregunta sobre la lección del día, inmediatamente se pasaba a la pelotilla y le veías alejarse del mundanal ruido. Tu, como exigía la clase, pasabas a decir estupideces con tono monótono hasta que las risas amenazaban con interrumpir el trance. Entonces callabas y el volvía en si, hacía desaparecer la pelotilla y te ponía un 5.

RONRONIA, no seré yo quien acuse a nadie de pedorro.
En cuanto a la pelotilla, ya se que no es un invento de los indios, aunque seguro que ellos creen que si. Lo único destacable de la pelotilla india es que se la hacen delante de ti como la cosa mas normal del mundo. Igual que lo del cuesco.

SRO dijo...

Es difícil mantener un buen nivel de misticismo entre pelotillas y cuescos, por eso nos ocultamos Jaja, no hay nivel
no somos indios

Parmenio dijo...

Las filosfía de la India dice que hay que compartir las cosas, y ellos comparten contigo incluso lo que tienen en su interior. Literalmente.

Un beso (higiénico)

Uno dijo...

SRO, era mi primera inmersión en estas misticas y claro se ve que no estoy preparado y a la menor flatulencia me desconcentro.

PARMENIO, si que es verdad que se nota una promiscuidad (no sexual)y un totum revolutum general que hace necesario compartir todo tipo de cosas.
Me llamaban la atención cosas como que para decirte una cosa al oido practicamente te comieran la oreja (y estoy seguro de que no había intención sexual alguna).


ABRAZOS, CHICOS

Javier Arnott Álvarez dijo...

Eso es ser natural, vivir la vida libre de convencionalismos.....jejejeje

Uno dijo...

JAVIER, tu libertad acaba donde empieza la flatulencia del otro.