14 de febrero de 2012

Sitges


Cara y cruz
En mi mente Carnaval no se relaciona con Brasil, ni siquiera con Cádiz. Carnaval va asociado a Sitges. Allí disfruté de carnavales muy locos cuando estaban prohibidos en casi todas partes.



Al llegar estas fechas siempre me vienen recuerdos de Sitges.
Viví un Sitges post adolescente de gueto de playa gay con hamaca 24 horas. Un Sitges de Pachá, adelantándome dos décadas a la fusión de géneros. Un Sitges nudista cuando los trenes paraban en la Playa del Muerto para regalar insultos a los “maricones” y a cambio recibían cantazos. Hice cola en sus discos esperando a las 00:01h del domingo de resurrección para poder bailar sin caer en el pecado. La paradoja es que sin la posibilidad de desfogarte en las pistas, en semana santa no paraba uno de pecar.


No he pasado en Sitges muchas vacaciones propiamente dichas, han sido mas bien escapadas, a menudo desde Barcelona, junto a Joan, un amigo muy querido. Cuando el murió dejé de ir a Barcelona porque no me gusta tocar ahí donde me duele.

El destino quiso que, con el tiempo, volviera a Sitges para acabar una historia de amor que había durado muchos años.
Los malos recuerdos se imponían como para pensar en volver. Pero Sitges siempre sabe como hacer que regreses y desde hace unos años ha puesto a mi disposición un apartamento que aprovecho esporádicamente. Durante el festival, algunas navidades... No he vuelto al Carnaval.

15 comentarios:

senses and nonsenses dijo...

mi primera vez en Sitges estuve con amigos, la segunda vez fui sólo a pasar el día a la playa del muerto (a los gays siempre nos han gustado los deportes de riesgo), me quedé tres días con un sueco estupendo en el hotel romantic.
no diría que era adolescente, pero casi. ainss, mi mejor recuerdo de Sitges.
no sé ahora, pero Sitges bastante carnaval ha tenido siempre durante todo el año.

un abrazo.

calamarin dijo...

La de veces que me han ofrecido ir a Sitges, y siempre he dicho no. Ya me podrían haber invitado a Oslo... Por cierto sabias que hay unos 3000 españoles tirados por las calles noruegas y comiendo en comedores públicos, pensaban que triunfarían y el sueño ha terminado en pesadilla.

Joaquinitopez dijo...

Contra lo que es habitual en ti destila tristeza y añoranza tu entrada. Eso me descoloca pues no sé que decirte, nunca he ido a ningún carnaval, y menos a Sitges, no me gustan las discotecas y tampoco he ido a una playa nudista (no por falta de ganas) así que difícilmente puedo entender esa voragine pero no es eso lo que añoras.
Un abrazo que espero te acompañe unos segundos, aunque sea.

Ronronia Adramelek dijo...

Siento que un sitio tan alegre como Sitges te deje ahora un regusto triste. Espero que en algún momento lo recuperes para la alegría pero, como magistralmente dices, es mejor no tocar donde te duele.
Un gran beso.

Laura Uve dijo...

Uno,

Pues toca volver ¿no?... sé de lo que hablas... he ido unas cuantas veces en Carnaval, claro!! Un alegría para las mujeres, casi ningún hombre nos hace caso, ni nos mira... pero bueno... como ya soy casi invisible...

Lo que duele... hay que dejarle espacio y tiempo, poco a poco va amainando.

Mi cariño y un abrazo!!

Nan de Bil dijo...

Bailemos la pena por los que ya no están.

Uno dijo...

SENSES, cuanto se ha hablado de las suecas y qué poco de los suecos. Algún día habrá que reivindicarlos. Si eso ya te aviso.

CALAMARIN , parece ser que la conexión Sitges-Escandinavia es inmediata. Primero Senses, luego tu. Si he visto lo de los españoles en Noruega. Es penoso ver a la gente en esas circunstancias pero por otra parte me gusta ver españoles que no se quedan llorando en su pueblo porque nadie les va a ofrecer un trabajo. Estos no sabían muy bien dónde iban. Sin hablar noruego ni inglés en una ciudad como Berguen, pequeñíta, no puede haber muchas oportunidades por mucho que el pais vaya bien.

JOAQUINITO, muchas gracias. No estoy triste pero recordar a los amigos que se han ido siempre duele un poco. Los amores se acaban pero se sustituyen por otros que siempre son mejores que el anterior (hasta que llega el siguiente) pero los buenos amigos son muy difíciles de sustituir.
Toda esa esfervescencia discotequera ocurrió en mi primera juventud. Tampoco soy mucho de disfrazarme, soy mas de desnudarme, pero me divierte el ambiente de juego que se produce en los Carnavales.

RONRONIA, hablando de los pros y los contras son inevitables los malos recuerdos pero también son muchísimos los buenos ratos vividos allí y hoy disfruto de mis cortas estancias en Sitges mucho aunque de otra manera claro.

LAURA, tu que vas a ser invisible con ese cuerpazo que luces en las fotos. Además yo me lo pedí primero:

unoylosdemas.blogspot.com/2010/08/el-hombre-invisible.html

NAN, bailemos que es una terapia infalible. Yo la acompaño del canto que en mi caso se parece mas a dar el cante pero, oye, me quedo nuevo.


UN BESO A TODOS

Raúl dijo...

Nueve amigos y yo, tenemos una foto subdios a las letras de tu primera instantánesa.

Uno dijo...

RAUL, seguro que fuistes vosotros los que pinturrajeasteis la parte de atrás.

el Shysh dijo...

Sitges en Carnaval es una asignatura pendiente.

Esta tarde hablabamos de carnavales y alucinaba con una pedorra/compi de curro que me decía: Claro es que en Sitges siempre es carnaval. Y yo: HUMMMM? No te comprendo. Y ella: Bueno ya sabes, gente follando en los portales y eso. Y yo : Cómorl? Y ella: Sí, ya sabes que los gays teneis esa facilidad, se ponen tal que asi y como no se ve nada pues venga....


Mis ojos como las puertas del metro de grandes. Lo flipo, man.

Uno dijo...

SHYSH, ¿Sabes a qué facilidad se refería exactamente?
Esta vió un polvo un día en un portal y se cree que todo el campo es orégano y todo el año carnaval.
El año que viene quedamos en Sitges.

Un abrazo

Javier Arnott Álvarez dijo...

Sitges, tan cerquita de casa y hace un año que no voy, aunque en nuestro caso, mi cónyuge y yo, tal vez sea un pelo de saturación. Pero seguro que volveremos a pasear por el Cau Ferrat...

Uno dijo...

JAVIER, suele ocurrir que lo que tienes mas a mano lo dejas pasar. O como dices, te satura. Yo voy a corregir un descuido de esos y me voy a ir el finde a comer un cocido de taba a Chinchón.

Ut dijo...

Recuerdo una entrada donde hablabas de Joan y de lo difícil que te resultaba volver a Barcelona después de su pérdida.
Muchas gracias por compartir momentos como esos ... y estos.

Un abrazo.

UT

Uno dijo...

UT, no recordaba haber hablado de Joan pero no me extraña porque fué alguien muy especial para mi.
Gracias a ti. Un abrazo