23 de marzo de 2013

Yo se perder, yo se perder...


El metro de Madrid pierde usuarios.
Las cifras de descenso desde enero son alarmantes. Pero al mismo tiempo los shows musicales en sus pasillos y vagones no paran de crecer. Se ha dado el caso de un convoy exclusivamente ocupado por acordeonistas rumanos.
Los mariachis que compiten entre si en la Puerta del Sol, confundiendo al turista americano ahora que empezaba a saber qué es España, amenazan con colonizar también el subsuelo.
A mal tiempo buena cara o como decimos en Aguascalientes: canta y no llores.

16 comentarios:

Argax dijo...

Hay que buscar un espacio y cuando este se vacía pues todo se hace más evidente.
A partir de ahora en vez de por los colores y los números las líneas serán conocidas por la nacionalidad y especialidad de los artistas que las ocupan... la línea de acordeonistas rumanos, la de los mariachis mexicanos, la de los violonchelistas de urano, y así tol rato...

Joaquinitopez dijo...

Yo, por principios, me niego a viajar bajo tierra. Claro que nunca he tenido la necesidad imperiosa de hacerlo.
Lo que cuentas es interesante: ¿va a haber un espacio de pluralidad en este país de pensamiento único (el trinque) y de corrección política (impunidad)? Será el último rincón que quede.
Un abrazo
Parece que los problemas con el blog ya se han solucionado.

Ronronia Adramelek dijo...

¿Existe un instrumento musical más irritante que un acordeón? Siendo que no debe de ser nada fácil de tocar, no me explico como alguien invierte la enorme cantidad de tiempo necesaria para aprender a tocar bien un instrumento semejante.

pon dijo...

Anda, Alonso Martínez!!!

Pues sí que cada vez hay más músicos o gente que aporrea algo. A veces dan ganas de matarlos, otras te regalan un rato estupendo. Lo que pasa que algunos se meten en los vagones con una parafernalia que flipas, llenos de cacharros, amplis y todo, un sindiós.

senses and nonsenses dijo...

no sé si sabes perder,
pero tú ves un mariachi y ahí que te pierdes...

Marilia dijo...

Normal que cada vez lo coja menos gente, si pretenden con las subidas del precio del metro compensar lo que se ha llevado Bárcenas y compañía... A mí siempre hay alguno de esos que me ablanda el corazón y no puedo evitar dar alguna moneda. Me refiero a los de acordeones, y no los de cuentas en Suiza!!

Un abrazo

Melvin dijo...

Por una vez el arte vence a la tecnología y los avances... Así me gusta, que ocupe su lugar y consigamos hacer del metro un "Gran espacio de farándula internacional" Yo a lo mío jajaja... Besotes.

Uno dijo...

ARGAX, lo malo es que en vez de ir donde tienes que ir te guías por el gusto musical (tuyamentiendes) y puedes acabar muy perdido.

JOAQUINITO, la pluralidad del metro no es nada nuevo. Clases, razas, nacionalidades, edades y géneros conviven allí como en ningún otro lugar. No sabes la de sainetes que echan.

RONRONIA, por supuesto que existe: la gaita. Y te lo demuestro muy facilmente: imaginate la versión gaitera de "Bésame mucho".

PON, yo no puedo evitar caminar al ritmo de la música que suena o tatarearla para mis adentros. Si el intérprete es imposible de seguir por uno de esos dos métodos me entra una ira asesina que a veces me obliga a cambiar de vagón. También alguna vez, alguno me ha alegrado el día haciendo buena música.

SENSES, ¿qué culpa tengo yo de tener este alma mexicana? Y es que oigo un mariachi y me sale aquello de ¡Mátame de penaaaa!...

MARILIA, me has hecho pensar en Bárcenas cantandose algo en el métro y me ha gustado la imagen. Con poncho no le veo. Tanguista quizá.


MELVIN, Como le decía a Joaquinito, en el metro se representan una enorme cantidad de sainetes por día y vagón. Algunos también representan unos monólogos muy bien estructurados sobre el drama de su vida. Y luego están los acróbatas que se saltan los torniquetes para no pagar, los músicos, los cantantes... A los shows eróticos nos referiremos en otra ocasión.



ABRAZOS PARA TODOS

Javier Arnott Álvarez dijo...

Por aquí anda el asunto bastante controlado, así que no tenemos oportunidad de captar imágenes tan curiosas.

calamarin dijo...

Espero que los mariachis canten "Rata de dos patas"... es lo mejor que se le puede tocar a este bonito gobierno.

Damian dijo...

seguro q tambien los hay, los músicos andinos de Bolivia y Perú, abundando por ahi. ¬_¬

Uno dijo...

JAVIER, se supone que aquí también se controla pero quizá eso funciona, y relativamente, en los pasillos no en los trenes.

CALAMARIN, "Rata de 2 patas" de Paquita no suele estar en el repertorio mariachi, ¿que te parece Usted?
Usted es la culpable
De todas mis angustias, y todos mis quebrantos
Usted lleno mi vida
De dulces inquietudes, y amargos desencantos

DAMIAN, alguno queda pero son muchos los peruanos que han vuelto a su pais y ya no son en España una colonia tan grande como antes. Pero recuerdo un tiempo en que fueras donde fueras por Europa, aparecía un grupo tocando "El condor pasa".
Me alegra verte por aquí.

ABRAZOS PARA TODOS

Lola Mariné dijo...

Lo que yo me pregunto es qué tiene que ver el metro con la imagen que has puesto del avión...¿Es que la gente en lugar de ir en metro va en avión?
En fin.
Besos

Parmenio dijo...

Lo que me extraña es a que nuestro innovador gobierno recaudador no se le haya ocurrido vender concesiones por vagones y horas. Hasta podrían pintar cada uno con el color de la nacionalidad de la música.

Un beso (de start up)

Uno dijo...

LOLA, me temo que Blogger te ha jugado una mala pasada. Les ha pasado a otros antes. No ves el texto correspondiente a la imagen. Algunos lo han solucionado cambiando de navegador.

PARMENIO, da gusto tratar con gente emprendedora como tu. Pero no des ideas, guapo.


ABRAZOS

loquemeahorro dijo...

Vaya hombre, a un mariachi nunca lo he visto, quizá porque hace tiempo que no paso por ¿Alonso Martínez?

Pero el otro día estuve en un tren donde pasó uno pidiendo, hice transbordo, y en el siguiente entraron dos a la vez, por diferentes puertas.

O antes no era tan exagerado, o me lo pareció a mí.