15 de mayo de 2016

Mucha, mucha policía


Era de esperar.
En Bruselas el ejercito y la policía están por todas partes pero ni siquiera en el aeropuerto, donde los controles añadidos son aleatorios, me cachearon ni un poquito. Esto está bien y está mal. Me gustaría pensar que tengo un aspecto, si no inquietante, por lo menos no tan respetable.
Eso si, me he hecho con una colección de fotos de polis que serían la envidia de Estíbaliz B. No las publico todas por no dar pistas al enemigo.

3 comentarios:

carlos dijo...

No sé sí te arriesgas a que te nombren comisario mayor del reino o a que te pongan las esposas, ojo que los pitufos de la gorra gastan mal genio por demás. ¿Y de policias con pelo o cola de caballo no hay? Un abrazo

Víctor L. Briones Antón dijo...

Vaya cogote policial! Hacia qué mundo vamos si no nos cachean cuando deseamos...

Uno dijo...

CARLOS, creo que aquella estética policial hippie se pasó. Dejó de sorprender y perdió su razón de ser.

VICTOR, como europeo estuve a punto de exigir un poquito mas de rigor en esos controles, que uno puede ser tan malo como cualquiera.

ABRAZOS PARA LOS DOS