3 de octubre de 2012

Paisaje para una novela 28

 
Madrid. Barrio de las Letras.
Se vio de repente inmerso en un mundo irreal. Un paraíso de cartón piedra donde, cómo no, había algo prohibido.

(Mr. Adams by Eve Harrington)*


*Título y autor ficticios.

15 comentarios:

Alforte dijo...

Creo que lo prohibido es el derecho a manifestarse...
Como siempre brillante ocurrencia.
Bsote

Melvin dijo...

No hay arte sin censura, ni lugar sin gueto... Aunque siempre hay posibilidad de soñar que todo fluye y todo es hermoso... Besotes.

deWitt dijo...

Si ya me gustan tus paisajes, a saber lo que me gustará la novela. Anímate, anda!!

En la presentación te fotografío con mi tele ;-)

loquemeahorro dijo...

Con que Eva Harrington ahora se dedica a la novela... me pregunto si es tan trepa como cuando se dedicaba a la interpretación.

Joaquinitopez dijo...

En todo paraíso tiene que haber un tabú para que el placer de violarlo sea infinitamente mayor. Ningún dulce sabe mejor que cuando estás en la fase dura de la dieta de 20 calorias al día.
Un abrazo y por fin veo lo que escribes.

Uno dijo...

ALFORTE, o sea que quizá E. Harrington debió titularla "sin manis no hay paraiso"

MELVIN, asi es. Como tampoco hay alegría sin dolor. Pero, como dices, siempre nos quedan los sueños.

DE WITT, como mucho me atrevería con un microrelato. Aunque te confesaré, sin que salga de aquí, que acercándome a tu terreno, una vez escribí un guión para una peli. Nunca se rodó. Snif.

LOQUE, Esta Harrington es la nieta de la trepa. Vive en Malasaña donde la conocen como La Iv.


JOAQUINITO, me alegro de que se hayan arreglado los problemas tecnicos que nos separaban. Siguiendo con tu razonamiento también se podría decir que la separación une mucho.


ABRAZOS PARA TODOS

El Deme dijo...

Como llueva, los delicados toldos fashion se van a quedar como un churro. Claro, como ahora casi no llueve...

Uno dijo...

DEME, ¿Es que no sabes que en el paraiso solo llueve por las noches?

Argax dijo...

Y recordó su época de estudiante en Salamanca, como repetía el ritual de llevar a su incauto recién llegado del norte, a su rubio de la semana a buscar la rana en el pórtico de la catedral. Se quedó frente a la tela que cubría la fachada con ganas de apartar los nenúfares a brazadas, de nadar lento suspendido en el agua espesa. La gente juzgaba su mutismo y sentenciaba con una sonrisa que haría ese joven viejo buscando ranas en una tela?

Me repito como el gazpacho, pero estas entradas es que me gustan mucho.

Parmenio dijo...

¿Quizás lo que estaba prohibido era la realidad? Seguro que fue detenido y pasó el resto de su vida acartonado en una prisión de piedra.

Un beso (pseudoreal)

senses and nonsenses dijo...

lo primero que hubiera envuelto yo es la señal de prohibido.
es como una instalación de Christo y su mujer Jeanne-Claude, a quienes ya tenía en mente estos días con la movida del Parlamento. mejor empaquetarlo que rodearlo....

Uno dijo...

ARGAX, jo, todas las que publico ya te las has leido. Se buscaba a si mismo, a aquel principe encantado de conocerse.


PARMENIO, no sería mala idea prohibir hoy la realidad, a la espera de tiempos mejores. Mejor sin duda que disfrazarla.


SENSES, supongo que te refieres a empaquetar el Congreso de los diputados con todos dentro, claro. Hummm...los Christo no empaquetan con gusano dentro.


ABRAZOS

Javier Arnott Álvarez dijo...

No puedo creer que exista un local con esa fachada....

Justo dijo...

Eve Harrington es de estas tres escritoras que reseñas la única que fue valorada en su momento por los círculos de la posmodernidad y los suplementos literarios. Aunque todo fuera porque su editorial compraba los espacios.

Se quedó sin ideas hace años y sigue insistiendo en supuestos tabúes sexuales que ya no llaman la atención. Pero cada vez que firma en la FNAC Callao el recinto se llena de nostálgicas.

Uno dijo...

JAVIER, tienes razón, es que yo tengo un equipo de producción muy potente, especialmente en lo que a atrezzo se refiere. Aunque a veces aprovecho que, por ejemplo, se celebre Decoracción en Madrid donde se hacen cosas raras como esta.

JUSTO, aquí te tengo que dar la razón. Toda su carrera fué orquestada por Rupert Murdoch de cuyos métodos ya sabemos bastante. Hasta se escribió una sátira para la tele sobre la relación entre ellos con el título de "Rupert, te necesito"

ABRAZOS