14 de junio de 2013

Praga te puede


Imposible ignorar su arquitectura
Me propuse no fotografiar los monumentos (casi nunca lo hago) ni los muchos edificios singulares de Praga. Tantos, que fotografiarlos hubiera convertido mi estancia en la ciudad en un sinvivir. Pero luego te paras a tomar un café, miras por la ventana y allí está ella, tan presumida.

9 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Entiendo que cayeras en la tentación, el resultado ha merecido la pena.

Joaquinitopez dijo...

Aparte de reconocer, una vez más, que eres un genio de la cámara, la fachada lo vale.
Un abrazo

calamarin dijo...

El culito de ese mini tampoco está nada mal... que monos son los minis, y que harto estoy de ser pobre...

Javier Arnott Álvarez dijo...

Eso en Praga es imposible !!!

Uno dijo...

CALAMARIN, culo veo , culo quiero.

JAVIER, fíjate qué ingénuo puedo ser.


ABRAZOS

Melvin dijo...

El síndrome de Stendhal está siempre a flor de piel en ciudades como Praga... Acaba siendo un ejercicio agotador...tanto arte, tanto arte.... Besotes.

Uno dijo...

MELVIN, talmente. Buscando información sobre actividades en Viena, leo en un blog: Museo Albertina, bien, ¿quién quiere ver cuadros?
Yo procuro no pretender verlo todo en mis viajes porque entonces se convierten en una gimkana o, lo que es peor, en un trabajo. Me gusta recrearme en el paseo. Sentarme a mirar.

Un abrazo

senses and nonsenses dijo...

no quiero morirme sin pasear por el puente de Carlos de Praga (si hubiera fotos, se puede pedir un post?), pero estoy muy de acuerdo con que no hay placer como sentarse en la terraza de un café, y desde allí observar cómo pasa la vida en esa ciudad.

un abrazo.

Uno dijo...

SENSES, sus deseos son órdenes. Ya tiene el post aunque no haya foto foto.
Un abrazo