23 de febrero de 2014

Paisaje para una novela 47

Estambul.
Callejeando por Ortakoy,  Luisa se encontró de repente frente a una van como aquella de Cucho. El viejo cacharro le transportó en un segundo a Los Caños de Meca. Olía a porro y ella hacía el amor en la parte de atrás.
Llevo demasiada ropa, se dijo al verse reflejada en la ventanilla. Y continuó su paseo con las demás damas de la Comisión.


(Cool para ojos. Dolors Plá)*


*Título y autor ficticios. 


7 comentarios:

Moisés dijo...

Hummm es el paisaje para una novela más sugerente... suena a vida loca perdida, a resignación, a varias vidas dentro de una...

Y la foto es muy chula!!!

Un abrazo

carlos dijo...

¡Una Van! Que chula para recorrer medio mundo a paso de tortuga.

Joaquinitopez dijo...

Al acabar la visita la comisión de damas se metió en la furgo y organizó una orgía lésbica.

Uno dijo...

MOISÉS, gracias. Se dice que en la novela hay mucho de la vida real de Dolors. La catalana se dejaba ver mucho en su juventud por Bolonía, Tarifa y otros Cadiz.

CARLOS, siempre soñé en tirarme a esas carreteras del mundo con una van. Aunque solo fuera un añito.


JOAQUINITO, te confundes con "Camionera" de la misma autora.


ABRAZOS PARA TODOS

Melvin dijo...

Esas conexiones que se dan en ocasiones y que nos transportan irreversiblemente a lugares y momentos que creímos irrepetible... Una van te lleva a eso y a más, como a Luisa... Qué vida la suya. Besotes.

Uno dijo...

Hay magdalenas de Proust acechando nuestra plácida existencia por todas partes.
Un abrazo

Javier Arnott Álvarez dijo...

Podríamos hacer algo con esto...