23 de febrero de 2014

Paisaje para una novela 48

Cuatro Caminos (Madrid)
-Te has vendido al capital, bromeó Luisa cuando Álvaro le dijo que iba a empezar a trabajar en una embotelladora de Coca Cola.
Aquella veinteañera anticapitalista ahora compartía con Álvaro un hijo y una hipoteca. Y no estaba para bromas.

(Adiós Mr. Marshall. Luis García Isbert)*

*Título y autor ficticios.


 

10 comentarios:

carlos dijo...

Seguro que pasa poca sed en ese currele. O vete a saber que igual no les dejan catarla. Un abrazo. Cuatro caminos que es una confluencia de cinco calles. Un abrazo.

loquemeahorro dijo...

Y tanto que adiós!

calamarin dijo...

Es muy triste que coca cola durante tanto tiempo "la chispa de la vida" ahora también nos decepcione... ¿Qué nos queda ya?

Joaquinitopez dijo...

A pesar de lo cual seguía votando a los mismos lo que demuestra que aun sin ganas tenia mucho humor.

Uno dijo...

CARLOS, me imagino que todo el día rodeado de Coca Cola debe ser para acabar aborreciéndola.

LOQUE, al menos de Madrid parece ser que si se despide. Y se despide mucho.


CALAMARIN, ¿Rubén Cortada?


JOAQUINITO,ya se que el voto es secreto pero ¿tu sabes a quien votaba?


ABRAZOS PAR TODOS

calamarin dijo...

Sólo tengo ojos para mi Jon Hamm, ya lo sabes...

Uno dijo...

CALAMARIN, qué marcha nos está dando.

Melvin dijo...

No dicen que el ser humano tiene la capacidad de adaptarse a su entorno??? Pues eso, doble ración para Luisa y a callar... Besotes.

Uno dijo...

MELVIN, supongo que es lo que hará pero a veces no está mal intentar que el entorno se adapte un poco a nosotros.
Un abrazo

Javier Arnott Álvarez dijo...

Esto es lo que llamo hacer el ganso, si no puedes no puedes, pero tampoco te vendas tan bajo.