20 de abril de 2014

Abusadora


En Lyon me acordé de Nathalie.
Éramos los dos muy jóvenes y yo un poquito virgen. Nada le impidió hacerme suyo. Ni siquiera mi manifiesta condición de afectado por la jaqueca.


 

11 comentarios:

Moisés dijo...

Es que seguro que eras tan educado que no encontraste la manera de decir que no. ¿Qué haríamos, tímidos del mundo, sin las Nathalies que no pone la vida?

Un saludo.

carlos dijo...

Me encanta la imagen, una mujer joven tomando la iniciativa. ¡La raza humana progresa porqué ya no hay quien sea capaz de pararlas!

Luna Llena dijo...

Nathalie debía ser mucha Nathalie, pese a tu dolor de cabeza, jajaja (no puedo evitarlo, que ya sé que no te gusta)

Un abrazo!!

Uno dijo...

MOISÉS, yo tímido no era, es que no estaba por la labor. Pero una juventud superlativa desmentía mis negativas.

CARLOS, estoy de acuerdo contigo. Cuando yo tenía esa edad no había mucha chica lanzada precisamente.

LUNA, como puedes reirte de una dolencia crónica, mujer cruel.


ABRAZOS PARA TODOS

Calamarin dijo...

Siempre habido lobas, lo que sucede es que antes eran más recatadas en público... Ahora muchas se ha transformado en rinocerontes hembra salvajes. No sé que es peor la verdad.

Esti dijo...

Me encanta el concepto "un poquito virgen".
Ole por esas mozas jóvenes sin miedo a que les hagan una cobra. Porque mira que son humillantes las cobras...

Uno dijo...

CALAMARIN, ¿"rinocerontes hembra salvajes"? Veo que te han hecho mucho daño.

ESTI, muy humillantes. Pero es que algunos no tienen elección: o pagas o cobras.

ABRAZOS PARA LOS DOS.

Javier Arnott Álvarez dijo...

Mejor que el ácido acetilsalicílico !!!

Uno dijo...

Los metodos naturales siempre son mejores para todo.

Melvin dijo...

Además hay una motivación añadida en dejarse hacer... Abandonarse a los placeres de la vida sólo entregando el cuerpo... Sin pensar y sin dolor de cabeza... Si persiste es que la tal Nathalie no... En fin...eso... Besos queridos.

Uno dijo...

MELVIN, Nathalie era tan jóven como yo. Mas lanzada pero igual de inexperta. Incapaz de analizar una jaqueca.

Un abrazo