2 de junio de 2014

Paisaje para novela 52


Taxi de New York
En Brooklyn nadie ponía en duda que Joe era el rey del taxi. Las demandas vinieron cuando el viejo loco empezó a utilizar el taxímetro sin control, como en una especie de monarquía absolutista.



(Royal taxi. John-King-Bourbon)*



*Título y autor ficticios.

5 comentarios:

Melvin dijo...

Si es que él éxito se sube a la cabeza hasta en el yellow cab... Ains... The king of the road!!! besotes.

carlos dijo...

Lo peor es cuando te quieren incluir en el coste de la carrera los viajes familiares de Joe. Hay gente para todo. Un saludo.

loquemeahorro dijo...

Pues que tenga cuidado Joe, o al final tendrá que abdicar (si no lo digo, reviento)

Víctor L. Briones Antón dijo...

Hasta que llegó el día que un joven de venido de Louisiana y con una innegable aspecto de habitante cajún de los pantanos puso en práctica una especie de guillotina utilizando un machete que su padre le regaló para defenderse en la gran ciudad.

Uno dijo...

MELVIN, hay personas que no saben gestionar su éxito y andan que si urdangarín que si urdangarán...

CARLOS, juran la bandera, bajan la bandera y ya no miran.

LOQUE, es que si no abdica, nos bajamos del taxi.

VICTOR, las respuestas siempre vienen del Sur, tan sabio.


ABRAZOS PARA TODOS