22 de noviembre de 2014

I just call to say I love you


Música que duele.
Hubo un tiempo en que no había terraza de playa española sin un músico o un cantante con su teclado. Era imposible tomarte un helado sin sufrir el repertorio de Stevie Wonder. Pero, ¿sabes una cosa? se sabían la canción. Cantarían mal pero allí estaban las notas: todas y en el orden correcto. ¡Ah! Y para bien o para mal la tocaban entera.
Ahora te sientas en una terraza de Madrid y cada diez minutos aparece un señor de la Europa del Este con un acordeón, destripa Bésame mucho o La morena de mi copla en 20 segundos y te pide pasta bajo amenaza de seguir tocando.
Yo es que es oir tocar mal y buscar una pistola. And I mean it from the bottom of my heart.



14 comentarios:

Justo dijo...

Pero ¿habrán pasado el examen de marras? ¿O ya no lo hacen?

Lo más original en ese sentido es un músico que ronda por Argumosa que interpreta Pink Floyd, Supertramp y similares. Lo hace bastante bien..

laesti dijo...

Había por la Plaza Mayor un señor con un violín que perpetraba el lago de los cisnes. Hace mucho que no le veo, supongo que el Spiderman barrigón y los 4 o 5 que van disfrazados de cabra lo habrán echado.

Y luego están ese grupo de 4 o 5 músicos que suelen tocar en la inmediaciones de la FNAC de Callao y que seguro que en su Europa del Este natal eran profesores de Conservatorio.

Moisés dijo...

Y qué me dices de los que perpetran cualquier canción a la flauta andina y al altavoz en los vagones del metro... No los puedo soportar. Encima piensa que voy a pagarles, sólo sacaría la cartera para que se fueran.

Un abrazo.

Lola Mariné dijo...

A veces dan ganas de darles dinero solo para que se vayan. Los hay que son un verdadero castigo.
En cambio hace unos días casi me pongo a bailar un tango en el metro de Barcelona gracias a un músico que alegraba los largos pasillos con su acordeón.
Besos

Uno dijo...

JUSTO, de los que hablo no han pasado un examen en su vida. Casi prefería a aquel español que "tocaba"en la Plaza Mayor con una acordeón de juguete. Y un radiocasette en la mochila con los grandes éxitos de los maestros acordeonistas.

ESTI, desde luego que los hay estupendos. Conozco a los que tu dices y a muchos otros que además respetan los turnos y se van cambiando de esquina para no acaparar las buenas.

MOISÉS, has nombrado el otro gran tema de la música callejera de los 80: la flauta andina. No hay plaza europea que se haya salvado de "El condor pasa".
Los del metro tienen mas delito porque además no puedes huir.

LOLA, ese es mi drama: yo oigo una canción conocida y no puedo evitar seguir el ritmo al andar y si los músicos no lo hacen bien me perturban la marcha.



ABRAZOS PARA TODOS

carlos dijo...

¿Luego podemos ser víctimas de un doble delito? A lo mejor previa denuncia a la SGAE, los internan en convento cartujo con regla de silencio. ¿O no será para tanto?. El perrito en cambio, se ve que es de poco ladrar. La foto bien buena.

Uno dijo...

CARLOS, muchas gracias.Todo castigo es poco para esos malvados. Este señor que me sirve para ilustrar mis quejas cantaba sin embargo bastante bien en las orillas de Támesis.

Un abrazo

calamarin dijo...

Pues yo no descarto la posibilidad de terminar el día menos pensado cantando algo folclórico en algún curte bar de Benidorm para señores del Imserso, que la cosa está muy mal y yo precisamente no soy una rica heredera...

Uno dijo...

CALAMARIN, es lo bueno que teneis los que teneis un cuerpo y unas cualidades, que siempre os queda la posibilidad del artisteo. Solo te digo una cosa: si te decides, dálo todo hasta el final. Y mejor en Villajoyosa que Benidorm está imposible con Mª José y su acordeón.

loquemeahorro dijo...

Yo también lo mean it desde el bottom de mi heart, como vuelva a oír a alguien destrozando "Bésame" con el acordeón, me va a dar un pasmo.

También nos castigan mucho con la de "Qué tiempo tan feliz que nunca olvidaré..." pues eso, que os olvidéis, de verdad.

Uno dijo...

LOQUE, las formas de martirio dentro de esos fuelles es infinita. Y creeme si te digo que soy un gran defensor de la denostada acordeón que bien utilizada da alma a cualquier cosa cuando no la canallea.

Un abrazo

el Shysh dijo...

lo peor de lo peor son los amplificadores. i shut up from the bottom of my heart.

Uno dijo...

SHYS, efectivamente aumentan el castigo, a veces a límites de eximente de culpabilidad por asesinato.

Melvin dijo...

Una manifestación más de los recortes generalizados... No sabes cómo te entiendo...Besotes.