26 de noviembre de 2014

Paisaje para una novela 61


Autobús en Estocolmo
Mas de treinta agentes rodeaban el autobús en aquel paraje aparentemente solitario. Si en 23 segundos no se abrían sus puertas, Salander lo haría volar por los aires desde Malmo.

(Centenarium. Lisbeth Larsson)*

*Título y autor ficticios.



7 comentarios:

calamarin dijo...

No, eso es mentira en Estocolmo nunca pasarían esas cosas. Son gente muy civilizada y avanzada... Si alguien del consulado sueco lee esto, por favor se ponga en contacto conmigo, hace tiempo que pido la nacionalidad sueca, pero nadie me hace caso...

Justo dijo...

Y la novela negra escandinava

Melvin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Melvin dijo...

Lisbeth, nena... Ya has vuelto a las andadas...¿??? Deja a los suecos tranquilitos una década que aún no pueden con lo de Palme... Besotes.

29 de noviembre de 2014, 18:30

Uno dijo...

CALAMARIN, creo que no entendiste bien lo de "Los hombres que odiaban a las mujeres". No es que les gustaran los hombres. Pero vamos que ser sueco está muy bien de todas formas.
Si me sale, este año voy a dedicarte un chrismas sueco.

JUSTO, lo que hemos aprendido de las alcantarillas suecas estos últimos tiempos.

MELVIN, las tragedias suecas son siempre mas terribles por inesperadas.


ABRAZOS PARA TODOS

Moisés dijo...

Jajajaj mitificamos a nuestros vecinos del norte, por eso la novela negra escandinava tiene tanto éxito. Juegan con la idea de que ellos, tan rubitos y civilizados, no pueden ser capaces de atrocidades que podrían realizar cualquier moreno meridional.

Uno dijo...

MOISÉS, así es, por eso impactan tanto los horrores que de allí nos llegan. El pelo rubio engaña mucho y si no díselo al 80% de las españolas.
Un abrazo