20 de febrero de 2015

Seguimos avanzando

 
¿Será maricón o llevará billete?
Los revisores del Metro de Madrid se enfrentan a un gran dilema:

-Yo creo que antes de ponernos a pedir el billete a tontas y a locas deberían darnos un cursillo para detectar gays. Por ejemplo, hay estudios que aseguran que los gays tienen el hipotálamo mas grande. Claro que también los hay que aseguran que son un grupo de alto poder adquisitivo y ahora resulta que no tienen ni para el metro. Aunque quizá se cuelen por vicio... Lo suyo sería que les obliguen a llevar un triangulo rosa de mal pagador.
No se quejarán: antes estaban en el grupo vagos y maleantes y ahora ya están con mendigos y músicos.

14 comentarios:

carlos dijo...

Puestos a hacer lineas nuevas, propongo una con estaciòn final de metro en Perpignan. para escapar a prédios populares. ¿Retrato underground de la soledad? Magnífica técnica. Un abrazo.

Calamarin dijo...

Y luego me dices que no voy por Madrid... Señora como está el patio. ¿Tu crees que es cosa de la Botella...? Yo de verdad te digo que no tengo palabras.

Florestán dijo...

Por lo pronto.. estoy haciendo un cursillo acelerado para quitarme pluma, en vistas de un cercano viaje a Madrid.....
No sé si lo aprobaré... pues tengo plumas para dar y vender....
Besos, Cari...

Ay que ver... mejor reírse...la Botella le da a la botella... seguro...
Besos con pluma.

U-topia dijo...

Pensaba que era una broma. Increible. Menuda mierda (con perdón).

La foto fantástica.

Un abrazo!!

Uno dijo...

CARLOS, "solo ante el peligro" la llamaría yo después de la caza y captura decretada en el metro contra gays, músicos y mendigos.

CALAMARIN, parece ser que la Botella andaba muy ocupada con lo suyo de contar peras y manzanas. Pero ya está arreglado, puedes venir sin miedo. Incluso traerte todos tus modelos Tom de Finlandia couture.

FLORESTAN, dentro del horror que supone este asunto, hay que destacar que han sido los propios revisores los que se han negado a hacerlo y lo han denunciado.
O sea que vente tranquilo aunque el penacho de la grande finale no lo lleves que no va a caber en los trenes.

U-TOPIA, así es. Hemos vuelto al siglo XVIII directamente y sin trasbordo. Me alegro que esta vez, al menos, entre las gentes de mal vivir no hayan incluido a los murcianos.


ABRAZOS PARA TODOS

Joaquinitopez dijo...

Así, poco a poco, se van imponiendo los ideales del Adolfo. El III Reich sólo estaba ivernando.

Melvin dijo...

Hummm... Está bien que salga a la luz... Así le vemos el rabo al enemigo...(Quizás no sea la metáfora más adecuada...jajaja) Ya ni en el metro se puede uno relajar. En fin; que les den (No estoy nada acertado con las imágenes) Besotes.

Uno dijo...

JOAQUINITO, desgraciadamente soy muy consciente de lo poco que cuesta darle la vuelta a la tortilla y no te digo ya a las ideas.

MELVIN, tienes razón: es bueno saber dónde estamos, qué hay detrás de todo ese montón de gente que dice que tiene tantísimos amigos gays.

ABRAZOS PARA LOS DOS

laesti dijo...

Botella debería dejarse de tonterías y empezar a ocuparse de lo verdaderamente importante: su drama capilar. ¿Por qué tiene el pelo tan fosco?

Uno dijo...

ESTI, lo del pelo de Botella es falta de mariconismo. Cualquiera lo ve.

Jorge Rueda De la Rosa dijo...

Madre mía vaya cabeza pensante, hueca o lo siguiente, el problemas es que muchos piensan aún así... Por cierto! hay nueva Edición de Expogays del 17 al 19 de abril en Barcelona. Junto
con la feria B-Travel. bien!!!

Moisés dijo...

Ya me veo a los revisores con el Grindr activado para hacer bien su trabajo. Aunque en la parada de metro de Chueca pueden explotar por saturación. Lo que hay que ver!

Un abrazo

Uno dijo...

JORGE, bienvenido y gracias por la información. Viajo mucho a Barcelona por lo que puedo aprovechar la ocasión.

MOISÉS, estoy desarrollando una aplicación para desenmascarar revisores del metro de Madrid travestidos en el Grindr. Ya si eso te aviso.

ABRAZOS

El Deme dijo...

Estudios sociológicos de alto nivel han demostrado que el 95 por ciento de los gays se cuelan en el metro. La relación entre una cosa y otra, de momento, no tiene conclusiones contundentes pero todo indica que, si se quiere demostrar, se acabará demostrando. El 5 por ciento que no se cuela es que no está en la onda del tema.