1 de febrero de 2015

Me sentí nominado


Gran hermano
Las ciudades o los grandes barrios construidos por un solo arquitecto como un todo, siempre tienen para mi algo de pesadilla totalitarista. Lo he sentido en nuevas ciudades de alguna republica ex soviética o en el centro de El Havre, construido después de la guerra.
Me gusta la ciudad empresarial que ha hecho Rafael de la Hoz para Telefónica pero, a pesar de los jardines, los lagos y las fuentes no pude, al visitarla, evitar sentirme en una sociedad del futuro orwelliano. Aunque es muy probable que todo fuera a causa de los slogans corporativos que se repiten en las fachadas.






11 comentarios:

carlos dijo...

Parece una ciudad hecha para que cada hijo obedezca las indicaciones del aparato que no se suelta de su mano. Salvo la ternura que presenta la paternidad que todo lo ocupa. Me quedo con esa sin duda. Pero será que sólo soy un antiguo. Un abrazo.

laesti dijo...

Yo también me quedo con ese (atractivo) padre y su bebé hecho un ovillo.
Detesto los mensajes de marketing empresarial de esfuérzate, descubre, sé el mejor tú que puedes ser y todas esas cosas que en el fondo significan: mete más horas en el trabajo y no se te ocurra pedir que te paguen las horas extras.

Moisés dijo...

Me encanta tus fotografías de personas con carteles al fondo. Be more.... Genial!! Como comentaban arriba, las frases motivacionales para los trabajos son odiosas: que alguien piense que un trabajo que no motiva en sí mismo puede ser motivado por simplistas frases, como vamos, eres capaz, esfuérzate... es que es un naif o un perverso. Y ninguna de las dos posturas me gustan.

Un abrazo.

Luna Llena dijo...

El neoliberalismo ha logrado que la explotación del empresario se convierta en autoexplotación y además con el convencimiento de que lo hacemos libremente. Mientras tanto el poder se ha hecho casi invisible y seduce, más que impone.

Imágenes ilustrativas, pero ¿por qué te sentiste nominado?

Besos!!

Uno dijo...

CARLOS, el género humano está programado para derretirse ante la imagen de un bebé. Los antíguos y los otros.

LAESTI, estos modos del marketing americano siempre he pensado que aquí mas que motivar, cabrean. Los ha sufrido en mis carnes con gran bochorno.

MOISÉS, creo que no va con nuestra mentalidad aunque hoy, con tanto masterizado en USA como vamos teniendo, ya no me atrevo a afirmarlo tan rotundamente.

LUNA, qué bien lo has explicado. Mejor que yo mi nominación:
Orwell-Gran Hermano- Nominación (si no has visto nunca el programa de la tele del mismo nombre, olvídalo). Era una forma superoriginal, superoriginal de decir que me afectó ese tipo de ciudad y ambiente de trabajo.


ABRAZOS PARA TODOS

Víctor L. Briones Antón dijo...

Es que esa manía de cubrir muros con frases corporativas defecadas por Cohelo después de una noche de putiferio y drogas. Da mucho miedo.

Dentro de poco los funerales serán patrocinados, al tiempo, yo intentaré que el mío lo sea por alguna empresa de jamones, al menos se comerá bien...

Es que vivimos en tiempos Orwelianos. Yo ya escucho a la gente justificar la intromisión en su intimidad. Me da todo mucho miedo.

deWitt dijo...

Uffm qué estrés!! Cada vez soporto menos el mundo mensaje. Tus fotos fantásticas porque me han dado trasmitido lo poco que me gustan las cosas tan patrocinadas.

Un abrazo

Uno dijo...

VICTOR, todo vuelve a ser escandalosamente evidente. Los mensajes habían dejado de ser tan directos hace mucho. Se evitaban los imperativos, se sugería, incluso se hablaba del pan y los peces con la marca al fondo. Será que sobra el disimulo, que somos mas incautos. Tanto hemos tragado...

deWITT, gracias. Es un mundo inquietante el de estos guetos.


ABRAZOS PARA LOS DOS

Melvin dijo...

Mi problema o dificultad, mejor dicho, es que me alucina la estėtica, pero me distorsiona la ética... Tolero con dificultad el artificio, la hipérbole consumista y esos mensajes anodinos o agresivos que me vacían tanto... Debate interno...chico... Qué voy a hacerle... Y encima no soy excesivamente urbanita...grrrr... Besotes.

Uno dijo...

MELVIN, no es nada grave no ser urbanita, se cura pasando una temporada en el campo, campo :)
En cuanto a los mensajes, como ya he dicho, creo que cabrean mas que motivar. Todo eso es muy antíguo. Ahora se motiva montando oficinas molonas con futbolines y gimnasio y permitiendo el vaquero en las reuniones del consejo.
Un abrazo

loquemeahorro dijo...

Me dan mal rollo esos sitios y esos "be more, la policía del pensamiento te vigila".

MUY mal rollo.