19 de mayo de 2015

Úbeda y Baeza

Creeme, son bellísimas.
Si me desmarco en las fotos es porque me siento incapaz de competir con las postales.
Ciudades pequeñas o grandes pueblos monumentales tan hermosos como Úbeda y Baeza se te antojan un paraíso. Yo me veo perfectamente viviendo en un palacio renacentista. 
Por la tarde, en el paseo, comprendo que no estoy preparado para sociedades tan homogéneas. El tamaño importa.
 






5 comentarios:

deWitt dijo...

Sabes que tengo una adicción bastante preocupante a fotografiar puertas?
Tu puerta con silla me encanta.

laesti dijo...

Yo también me veo en un palacio renacentista, llevando vestidos rollo "Los Borgia". Eso sí, con servicio, que hay mucho que limpiar en un palacio renacentista.

carlos dijo...

Después de la silla, que casi representa una forma de vida. ¿Que significa la valla tan fea, compuesta de alocadas tablas esperando que la decoren los mozos con la pintada definitiva? Un abrazo.

Sro dijo...

En este tipo de lugares las distancias se acortan. Y ya sabes que en las distancias cortas, uno se la juega...
Estimulante tu trabajo, como siempre.

Uno dijo...

DeWITT, gracias. Yo también tuve mi época de puertas y todavía sigo aumentando mi colección aunque menos febrilmente. Solo cuando alguna me llama por alguna razón como el color tan especial de esta y como combina con la silla. Si hubiera habido una buena luz ya habría sido el mas feliz de Úbeda.

ESTI, qué cosas tienes,¡limpiar!¿Cómo vamos a limpiar si tenemos que organizar el baile de máscaras?

CARLOS, la valla será cosa de algún edil con ganas de dejar su impronta, me temo.

SRO. cuánto me alegra verte por aquí de nuevo. Muchas gracias.


ABRAZOS PARA TODOS