19 de abril de 2016

Cierres


Nuevos soportes para el arte.
Ante la amenaza del street art descontrolado que enguarra fachadas, puertas y cristales, los comerciantes han optado por pintar sus cierres. Al menos así eligen el motivo y el artista. O no.
Yo no quiero pensar mal pero es que hoy día con el coworking y el crowdfunding y tal, hay mucho emprendedor. Lo mismo es un nuevo modelo de negocio: o me lo encargas o te lo pinto.



6 comentarios:

Mr. Cal dijo...

Yo creo que es un nuevo negocio... En algunos casos queda muy bien con el tipo de local, pero en otros no, y es una pena que no se respete el minimalismo de un solo color, por algunos vándalos. En cualquier caso es preferible a una horrible pintada sin sentido.

Moisés dijo...

Es un recurso socorrido a la fea baraja metálica. Yo lo prefiero. Aunque hay cada cosa digna de tienda de tatuajes de extrarradio, que espanta...

Un abrazo enorme.

carlos dijo...

Al menos, con ese truco, utilizan el soporte metálico para mostrar algo de lo bueno que son capaces de plasmar y no afean la ciudad más de lo habitual. Me gusta sobre todo el retrato del señor Herreros. Este post es muy original. Un abrazo.

Joaquinitopez dijo...

Algunos son realmente muy buenos

Uno dijo...

CAL, los hay muy buenos y muy, muy malos pero como dices todo es mejor que los garabatos superpuestos de unos y otros.

MOISÉS, supongo que los vándalos respetan mas estas pinturas que un bonito color liso de toda la vida. Ya sea por solidaridad artística o porque, como yo me temo, sea su propio negocio.

CARLOS, muchas gracias. Paso a menudo por el cierre de Enrique Herreros (siempre echado) y me pregunto qué negocio será ese. Dudé si hacer con esa imagen una entrada dedicada a E. Herreros con motivo de este excelente documental:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/imprescindibles/imprescindibles-enrique-herreros-cuando-hollywood-estaba-gran-via/1126381/

JOAQUINITO, te recomiendo ver el documental que le sugiero a Carlos que supongo muy de tu gusto.


ABRAZOS PARA TODOS

loquemeahorro dijo...

Sí, es cierto, lo he visto incluso en el periódico: o te pintan ellos el cierre (bien) o te ensuciarán la fachada.

Bueno, algunos son así, otros no, por supuesto. Hará un par de semanas en Malasaña hubo una iniciativa para pintar el mismo día muchos cierres (con permiso de los dueños, claro), y hacían auténticas maravillas.