21 de junio de 2016

León

Cuánto tiempo sin verte
Peregrinos a Santiago y solteras de despedida confraternizan en las calles. Sus destinos se tambalean. Las calas son trending topic en el mercado de la Plaza Mayor. Frida Kahlo se viste de maragata. En el Museo de Arte Contemporáneo suenan los vinilos que ilustró Warhol. En una boda, una saeta: mal. Solo otro fallo: el cocido maragato resulta ser como el madrileño solo que lo comen al revés. Debí pedir botillo.
-->




6 comentarios:

Mr. Cal dijo...

La Castilla profunda siempre me ha dado mucho miedo... No por eso dejo de reconocer su belleza, como lo demuestran tus bonitas fotos. Ahora también te digo, sobre lo de las despedidas de soltero/a creo que estamos ya en ese punto en el que Naciones Unidas deberían tomar cartas en el asunto.

Uno dijo...

No sé como se tomarán los leoneses que les llames castellanos a secas. En cuanto a las despedidas, se han convertido en un problema global. Ya se han visto grupos de aborígenes bosquimanas con penes en la cabeza. "Real penis", decia la noticia.

Moisés dijo...

No conozco León y mira que me gustaría. Tus fotos me dan más ganas de visitarlo...

Un abrazo.

Uno dijo...

Como tantas otras ciudades españolas, León tiene unos magníficos monumentos y bares para guardar en la memoria. Tiene además un espléndido Museo de Arte Contemponaneo (el MUSAC) donde vi un par de exposiciones mas que interesantes.
Un abrazo

carlos dijo...

Me ha gustado mucho la vista de la catedral, sabido es que en León la comida, sea en el húmedo o en el secano, no acaba jamás. Un abrazo

El Deme dijo...

León me fascinó. Además del Barrio Húmero (Patrimonio Mundial de la Felicidad), las murallas romanas me cautivaron. Me pareció curioso que la única exposición permanente del Muscac fueran una serie de vídeos raros y, todo lo demás, muestras temporales. Pero el mundo del arte es, en sí mismo, extraño. Soy fan de León y, también, de Zamora.