19 de octubre de 2016

El barrio


Puntualicemos
El barrio viene a ser un pueblo pero sin campo. En las ciudades grandes a menudo está invadido por inmigrantes de otros barrios, de otras ciudades e incluso de otros países. Eso no quita para que estos sean tan del barrio como los autóctonos. O mas.
Claro que una cosa es ser del barrio y otra ser de barrio.
Para ser de barrio no basta con haber nacido en uno. Ni siquiera vale cualquier barrio. Para lo que se llama ser de barrio hay que venir de un barrio obrero, un barrio popular del centro o cualquiera del extrarradio que tenga bloques.
Puedes considerarte del barrio cuando eres admitido como uno mas en la cervecita del domingo por la mañana en el bar de la esquina de toda la vida. Apúntamelo Toni dirigido al dueño del bar te convierte en hijo predilecto.
A falta de un queso propio o cualquier otro producto local, los del barrio ensalzan exageradamente los boquerones en vinagre del Toni´s. Aunque los puristas recuerden con nostalgia los del señor Antonio.
MUY IMPORTANTE: el barrio es mucho mas pequeño de lo que dice el Ayuntamiento. Cuida tu toponimia si no quieres verte en lios. Hay fronteras invisibles en calles y hasta en aceras. Tu no ves la diferencia pero a la vuelta de la esquina todo es gente sospechosa. Eso por no hablar de lo mal que tiran las cañas.




6 comentarios:

carlos dijo...

Unos límites precisos señalan las zonas seguras, no existen marcas sobre el suelo pero si que hay miradas que persiguen los pasos del intruso y además algunos locales tienen preparadas ciertas reserva de proyectiles a base de tapas atrasadas para disfrute de los incautos que traspasan la frontera. ¿Que será lo que ahora quedé de aquél que acogía mis primeros devaneos? Supongo que se habrá disuelto y de sus restos habrá nacido otro distinto. Leyes de vida. Un abrazo.

Moisés dijo...

Hace bien en puntualizar lo de ser del barrio o de barrio. El primero está orgulloso (como Paquita la del barrio) y el segundo es un estigma social normalmente puesto por tercero. El forastero en el barrio es mal recibido. Lo he comprobado por las miradas asesinas de señoronas envisonadas en el barrio de Salamanca (por ejemplo) porque ellas mismas son muy protectoras de su barrio y cualquier injerencia externa les alterna hasta los biorritmos.

Un abrazo

Uno dijo...

CARLOS, en la calle de mi infancia los niños del número 45 para arriba eran los enemigos. No había piedad para ellos. Ahora,cuando paso por allí nunca veo niños en la calle.

MOISÉS, yo soy uno de esos impostores que presumen de que son de barrio porque nacieron en uno. No veo ser de barrio como un estigma social. Conozco mucha gente de barrio tan pesada con su identidad como los de los pueblos.

ABRAZOS PARA LOS DOS

U-topia dijo...

Soy de barrio (Las Fuentes, en Zaragoza, llamado el barrio rojo en su momento), algo que me ha valido para mucho, aprendí a saber defenderme y a disfrutar de esas familiaridades (debajo de mi casa, hacen las mejores tapas del barrio e incluso de la ciudad, pero solo lo sabemos los del barrio). Aunque vivo en otro barrio y en otra comunidad, también me siento de ese barrio, en cambio no me siento de la nación que quieren construir, cosa que en Zaragoza nunca nadie me pidió afortunadamente porque tampoco me siento de esa otra nación (y también he encontrado los lugares adecuados para sentirme de barrio aquí).

Muy buena reflexión Uno.

Abrazos.

Estibaliz Burgaleta dijo...

Como buena descastada que cambia de bar rápidamente y que se ha pasado la juventud de mudanza, nunca he dicho "apúntamela, Toni". Qué lastimica.

Uno dijo...

U.TOPÍA, para mi, mi barrio es siempre el barrio de mi infancia. Es el único barrio, barrio en el que he vivido. Los demás eran otra cosa. Me gusta en el que vivo ahora porque es bonito y está bien situado pero a penas conozco a algunos de los vecinos de mi casa. No es lo que yo llamo un barrio. Sinceramente tampoco se si ya estoy preparado para soportar tanta familiaridad como disfrutábamos en el barrio en que me crié.
Por otra parte, los que todavía tuvimos que estudiar Formación del Espíritu Nacional, estamos vacunados contra los nacionalismos en general.


ESTIBALIZ, yo también he vivido en muchos barrios. Eso no te da crédito en el bar pero te da un aire mas cosmopolita. Desmitificar los boquerones en vinagre del Toni´s es sanísimo.


ABRAZOS PARA LAS DOS.