5 de febrero de 2010

SM

El del látigo es un maromo de Nueva Zelanda dizque cowboy.
Yo estoy en las antípodas del Sado Maso pero, por alguna razón, a veces han dado por supuesto que me iba esa marcha. Será que tengo cara de mala leche.

10 comentarios:

thefirstsquirrel dijo...

Y el latigazo del maromo, a quien iba dirigido?

calamarin dijo...

Que miedo, aunque reconozco que no me importaría nada coger un látigo y repartir unos cuantos latigazos por ahí... y seguro que a más de cuatro hacia feliz...

theodore dijo...

¿Se alegra usted de verme o tiene un látigo en la mano?

eva al desnudo dijo...

Está bueno.

Yo sería incapaz de pegarle un latigazo a nadie que no gusta ver sufrir, buscaría un remedio más rapido ;)

Uno dijo...

thefirst, El latigazo del maromo estaba dirigido a impresionar a una compañera mía - hola Miriam donde quiera que estés- pero solo me impresionó a mi.

calamarin, y yo que te hacía un alma dulce incapaz de matar una mosca. Cuanto encierras tras ese aire angelical.

Theodore, Este big boy, lo coge Mae y no deja ni los huesos

Eva, no quería ir yo tan lejos pero está bien que abras el debate sobre la tortura o el asesinato indoloro.

Un abrazo, chicos.

pe-jota dijo...

Mucho machito suelto, luego todo es pose.

Vivian dijo...

Pues a mí el maromo me da mal rollo, que tiene pinta de mala leche, jeje…

Me ha hecho gracia eso que comentas de que en alguna ocasión dedujeron que tus gustos iban por ahí, ¿cómo se pueden deducir los gustos sexuales de una persona sólo mirándola a la cara? No lo entiendo, además, que el aspecto engaña, conocía yo a una con pinta de mosquita muerta, carita de yo no fui, que charlando un día con las amigas, la tía era una despendolá que lo flipas, conste que no lo critico, sólo era un ejemplo de aquello de que las apariencias engañan ;)

Besos

Uno dijo...

pe-jota, ¿Tu también lo has sufrido? Lo que pasa es que en este pais no hay coherencia.

Vivian, hay un provervio inglés que dice algo así como "no puedes conocer un libro por su portada". Lo digo por tu conocida la que podría ser portada de "Mujercitas" pero protagonizaba "Una mujer marcada".

Un abrazo.

AntWaters dijo...

A mí más agresivo me parecen los pantalones blancos... hay un chico que va a correr donde vamos nosotros a correr que es... jesúúus, qué tormento nos da... porque a ver, uno quisiera correr.. jajaja, me refiero a mí, pero está ese hombre con el rabo bamboleándose y así no hay manera jaja

Besos de azótame

Uno dijo...

Ant,los caminos del castigo son infinitos: un látigo, un pantalón... Hay que estar muy alerta si no quieres que te den tormento.