12 de febrero de 2010

Up in the air 2

De crío descubrí que era el único niño de mi calle que podía volar. Solo necesitaba que soplara un poco de viento para arrancar. También volé con mi bicicleta mucho antes que ET. Luego lo dejé. Y un día, muchos años mas tarde, en Sidney, me dio por volar.




19 comentarios:

Raúl dijo...

Un ejercicio peligroso, supongo, pero espectacular, al mismo tiempo.

Adrianos dijo...

yo sigo volando... pero nunca me acuerdo de llevar mi camara de fotos :-(
deberia de hacerlo ¿no?

Uno dijo...

Raúl, soñar es arriesgado pero te hace la vida mas dulce.

Adrianos, hay que llevarla porque hay mucho incrédulo.

Abrazos

calamarin dijo...

¿Te drogabas de pequeño...? Como eres... Por cierto acabo de enviar la última invitación de Spotify que me quedaba, como nunca recibí tu mail para enviártela... Luego no vayas llorando por los rincones.

alex dijo...

Volareeeee, ooooooooo, cantareeeeee oooooooooooo... jjajajaj, vaya, no sabía yo que se pudiera volar, que envidia... ¿me enseñas?

Un beso cielo

Adrianos dijo...

hola... quieres una invitación al spotify? enviame tu mail (adrianosmad@gmail.com) y te envio que a mi todavía me quedan :-)

theodore dijo...

Si en la época de Santa Teresa hubieran existido las cámaras, te quedas sin post(re). Y nosotros sin estas fotos tan chulas.

Xim dijo...

Me quedo con la de la fuente, mola!!!
Besotes de tu amigo gitano...

Xim

Uno dijo...

Si Calamarin, yo creo que la pipera de mi barrio le ponía algo al regaliz.

Yo creí que tenías mi e mail. Te lo hago llegar para cualquier cosa. Y gracias de todos modos.

alex, es cuestión de echarle ganas e imaginación. Pero yo te enseño lo que quieras.

Adrianos gracias gracias, te lo mando rapidamente.

Theodore, Tere de Avila y yo volábamos por métodos diferentes. Ella solía levitar (a penas unos centímetros) en cuanto se unía espiritualmente con el señor. Yo es que en cuanto me descuido se me va el santo al cielo.

Xim, primo, que Undivé te bendiga.

Vivian dijo...

Es curioso, creo que la mayoría de personas han deseado volar e incluso lo han soñado, no es mi caso, nunca jamás he soñado que volaba, eso sí, lo de extender los brazos cuando hace mucho viento, eso sí lo he hecho.

De tus fotos voladoras la que más me gustó es la última, curiosamente, la más pequeña ;)

Besos

Choni Mandl dijo...

¡Qué suerte!

Uno dijo...

Vivian, no digas que no que a ver para qué abrías los brazos.
La foto pequeña que parece que fuera por lo menos el congreso, son unos grandes almacenes.

Hola Choni Mandl, bienvenida a este tu blog. ¿Tu tampoco vuelas, no? Si que lo siento.

Abrazos, chicas

pe-jota dijo...

Y quién es tu Campanilla ?

Uno dijo...

¿Campanilla, campanilla...?
No me suena.

AntWaters dijo...

Qué bonita la plaza y la catedral.. snif snif, seguro que dejaste de volar porque te enamoraste de alguien que no podía... siempre es así.

Oooye!!!!!!!!!!!!!! Pues a mí bragueta no sólo me encanta sino que me la pone tiesa jajajaja

besos bragueteros

Uno dijo...

Ant, no es la catedral son unos grandes almacenes. Así es la vida, nada es lo que parece.
Y no me mezcles los posts con tus braguetas. En algun pais de América he oido llamarla porteñuela. Prueba a ver si esa también te funciona.

eva al desnudo dijo...

Sueño desde niña con ser un pájaro, hasta que llegue el momento y si se tercia, puedo volar desde el sofá.
Que bonita la nueva cabecera ¿Quién volaba?

AntWaters dijo...

Porteñuela nooops jajajaja, bragueta sí jajaja

Besos de menudos precios pondrán los de la catedral

Uno dijo...

Eva, paciencia. Querer es poder.
En la nueva cabecera soy yo quien sobrevuela Madrid nevado. Me alegra que te guste. Gracias.

Ant, hay que estar abierto (y no me hagas otro chiste guarro) a nuevas formas.

Abrazos, abrazos.