7 de febrero de 2016

Paisaje para una novela 76


Turista en la Casa Batlló
Barcelona y Gaudí la llevaron hasta el Pep y l´Hospitalet. Pero Tomoko no estaba decepcionada. En absoluto. Solo estaba un poco contrariada por haber dejado este mundo antes de lo previsto.

(Remena nena. Francesc de la Guillermina)*

*Título y autor ficticios.



8 comentarios:

Mr. Cal dijo...

Y como sabes lo de su decepción... Ah, se me olvida que es un paisaje para una novela.

Uno dijo...

CAL, yo no se nada pero Francesc es uno de los autores que mejor ha sabido indagar en el alma de las adolescentes orientsles.

carlos dijo...

La imagen cuenta mucho, que la modelo necesita encogerse un instante, desaparecer unos momentos en la soledad para asumir lo que ha sucedido y expulsar esos recuerdos envueltos en humo antes de seguir adelante. Magnifica. Un abrazo.

Joaquinitopez dijo...

Tiene mérito Fracesc pues las adolescentes orientales, sobre todo japonesas, hancen notabilisimos esfuerzos por no demostrar que tienen alma. Sobre todo cuando, según el texto, son un fantasma.
En cualquier caso es un buen principio.

Uno dijo...

CARLOS, como a mi me costó tanto pensar sin cigarrito cuando abandoné el tabaco, soy muy sensible a este tema. Me alegra que hayas captado tan bien el momento.

JOAQUINITO, entender a una adolescente, provenga del hemisferio que provenga, ya es cuestión de mucho mérito. Muchas gracias


ABRAZOS PARA LOS DOS

Lola Mariné dijo...

A mí lo que me sugiere la imagen es lo dura que es la vida del turista, todo el día corriendo de un lado a otro haga frío o calor para llevarse la foto de recuerdo...
Besos

Uno dijo...

LOLA, tu es que tienes muy reciente lo de Tahilandia. A Francesc sin embargo le había dejado una japonesa.

Un abrazo

Moisés dijo...

Cuando llegas a una ciudad atraído por sus monumentos famosos, debes recordar que la vida en la ciudad va más allá de esos monumentos, está llena de Peps y de Hospitalets... Gracias a Dios aún las ciudades no son museos, pero tiempo al tiempo.

Un abrazo.