11 de febrero de 2016

Por los pies

 
 
After Rastro
Fui muy de La Bovia (cuando era La Bovia). Anduve luego de catacaldos por los nuevos locales de La Latina. Hace tiempo que volví a los clásicos: el vermú en Muñiz.

Nepotismo
Lejos de remitir, cada día hay mas enchufados.

Tatuadas
Me contaron que en Brasil, a mediados del siglo pasado, las negras se ponían medias con pelos para parecerse a las blancas de la clase dominante (de origen portugués, supongo). El año pasado, leí que las chinas también se las estaban poniendo pero con otro fin: evitar el acoso sexual.
Me cuentan que ahora hay medias con tatuajes pero ignoro si las llevan para estar mas guapas o como elemento disuasorio.

6 comentarios:

Mr. Cal dijo...

Como lo del mosquito ese nuevo siga avanzando algo más que medias se van a tener que poner... Y por aquí lo mismo, yo soy alérgico y estoy aterrorizado, me tendré que comprar una escafandra para salir a la calle.

carlos dijo...

Vinos, Vermúts y aperitivos eran como un reloj puntual que señalaba sin prisas el final de la mañana, después llegó la máquina de fichar y aprendimos a trabajar acelerados, comer con premuras, vivir conectados y para remate ahora parece que nos gusta ir rotulados como las vacas. El próximo paso será llevar el D.N.I. suspendido de la oreja cual crótalo y solicitar una periódica campaña de saneamiento? Un abrazo.

deWitt dijo...

No hace mucho vi a un tío que llevaba una especie de media en un brazo simulando un montón de tatuajes. El efecto es similar al de los tatuajes reales (tuve que mirar varias veces para confirmar que era un fake) pero, desde mi cuerpecito libre de tatuajes, no entendí muy bien la finalidad.

Por aquí también se ha puesto de moda el vermú, una tendencia a la que me niego a sucumbrir. Lo dije una vez y lo repito: sólo me rendiré a los vermut cuando viaje por la costa amalfitana en un descapotable rojo con un pañuelo Hermes en la cabeza y unas gafas modelo funeral. Algo de provecho tendré que sacarle a mis clases de italiano, no?

Uno dijo...

CAL, tran1quilo, solo procura evitar los embarazos hasta que no se aclare lo del mosquito.

CARLOS, me temo que los camarereos que me sirven el vermú ya se han rotulado como tu dices. Y no es aquello de "amor de madre" que tenia su punto.

DeWITT, deja eso para el martini. El vermú de Reus, y otros nacionales se pueden tomar de paisano. Pero cuidado con el hombre de Martini:

http://www.generoful.blogspot.com.es/2009/05/spotstv.html


ABRAZOS PARA TODOS

Estibaliz Burgaleta dijo...

Ni usaría las medias con tatuajes ni las medias con pelos. Los tatuajes me parecen una ordinariez y hacen un daño horroroso. Y en cuanto a las medias con pelos... tendríais que ver mis piernas en invierno... O mejor no, no las veáis.

Sin embargo, estoy muy a favor del vermú. ¡Más barato y más rico que el gin tonic!

Uno dijo...

ESTÍBALIZ, de chaval no te digo yo que no me habría calzado unas medias peludas. El tatuaje tampoco es para mi. Soy muy chaquetrro yo pa tatuajes.
Un abrazo