9 de abril de 2013

Sara vuelve a la Gran Vía


Y la vuelve a armar
Como en sus mejores días, esta mañana Sara ha vuelto a revolucionar la calle donde triunfó. Esta vez no era un estreno, era su adiós.
No diré vaya con Dios, mejor con Sampedro.




13 comentarios:

Justo dijo...

Qué pena no haber estado.. tengo un nudo desde que murió y no se me quita.

Ya no es solo por ella, es todo lo que me recuerda, las cosas y personas que asocio.. por ejemplo, me vienen a la cabeza mis abuelos, lo contentos que iban a ver sus películas.

Y me da congoja pensar en todo aquello que viví y más aún lo que no viví, sus mejores años, tan difíciles para casi todo el mundo, y a lo mejor por eso más esperanzados, quién sabe.

En fin.. no sigo que ya ves cómo estoy.

Un abrazo

calamarin dijo...

Me he acordado de ti viendo las imágenes en televisión, pensando... estará por ahí mi Uno. Veo que si, lo cual me alegra...Madrid y Sara siempre fueron un buen matrimonio.

Melvin dijo...

Antes de nada un abrazo a Justo, porque entiendo su sentir.Y luego comentar que me reconforta ver que, a pesar de todo, lo bueno y lo malo de su carrera...prevalece el afecto de la gente. Un Besote.

senses and nonsenses dijo...

Nadie lo merece más que Sara.
dicen las crónicas que no ha habido colas tan largas en la Gran Vía como las que se formaban para ver sus películas. y los estrenos, eran todo un acontecimiento (sólo Carmen Sevilla -con Jorge Negrete-, y quizá Marisol, se le acercan ...un poco).

El Deme dijo...

Me di una vuelta por el Callao por la tarde, pero la película debíeron ponerla por la mañana. En cualquier caso, yo también quise vivir mi momento "espíritu Rialto".
Sara, hija, que sepas que ya no quedan cines en la Gran Vía, que ahora todo son tiendas de ropa y teatros musicales con refritos neoyorkinos. Tú has sido la Gran Estrella (Mitad Mentira/Mitad Verdad) y has llegado hasta tus 85 años llena de historias vividas y sobre todo con ese saber hablar y explicar las cosas. Efectivamente, el tiempo "de un bellezón despampanante supervocalizando y llenando la pantalla", terminó allá por 1976. Ahora hay otra clase de estrellas.
Pero tu brillo ahí queda.

Raúl dijo...

No quisiera yo hacer un chiste fácil de la muerte de nadie, pero es cierto que aquello de 'el último cuplé' viene ahora pintiparado.

Florestán dijo...

Digna despedida del pueblo a su diva.
Ahora empezará la carnicería en las teles -basura.

Como la llamaba Terenci Moix....viva la Saritísima.

La pose del Boris....elocuente...

Besos

Uno dijo...

JUSTO, chico, ánimo. La muerte de un personaje como Sara, inevitablemente nos trae recuerdos de todo tipo, vivencias. O, como dices, nostalgia de lo no vivido. Memorias de un mundo que desaparece un poco mas con Sara.

CALAMARIN, un momento histórico como el entierro de Manolete o el gol de Zarra. No me lo podía perder.

MELVIN, sin mucho aspaviento: algun ¡guapa! o ¡viva Sara!, la gente se veía emocionada. Había mucho cariño en la Gran Vía.

SENSES, creo por eso que fué una buena idea ese paseo de despedida de Sara por su Broadway particular. Muy emotivo.

DEME, gracias por dejarnos tu testimonio. Supongo que las pelis y las fotos en las pantallas de Callao se pusieron durante el tiempo del homenaje porque estarán contratadas por anunciantes. Hoy todo dura un instante.

RAUL, efectivamente, cantó el último rodeada de un público entregadísimo como le pasó siempre.


FLORESTÁN, podrían haberlo organizado un poquito mejor pero el cariño de la gente por su diva suplió el caos.
Lo que viene ahora no quiero ni imaginármelo. Ya he visto a la empleada de servicio declarando "Yo le cerré los ojos" y no se cuantísimas personas asegurando que habían hablado con ella el día anterior. Creo que murió de Telefonía.


ABRAZOS PARA TODOS






Alforte dijo...

Saritísima Forever!!!!

Uno dijo...

ALGORTE, amen.

Javier Arnott Álvarez dijo...

Por lo que veo se concentró bastante gente, a mi entender ha sido todo demasiado precipitado, creo que se merecía otra despedida.

Joaquinitopez dijo...

Pues a mi me dio más bien la impresión de ser un acto un poco forzado, artificial. Claro que yo ando últimamente siempre con la mosca detrás de la oreja.

Uno dijo...

JAVIER, tienes razón fué todo demasiado improvisado y caótico. Ya me extrañó que hubiera tanta gente porque a penas se anunció.

JOAQUINITO, yo no diría que fué forzado pero pilló a la gente un poco por sorpresa y ni siquiera sabía en qué iba a consistir el acto ni qué hacer. El cariño de la gente suplió todos los errores.


ABRAZOS