8 de abril de 2013

Sarita de la Mancha


Mi Sara
Me abordó una noche en la cola del cine Torre de Madrid (ya desaparecido).
-¿Te importa que me ponga aquí contigo? Es para disimular y que no me reconozcan.
Es posible que alguien no le viera la cara pues el enorme cuello levantado del visón le sobrepasaba con mucho el moño. Lo que era casi imposible es que alguien no se fijara en una señora con un visón blanco hasta los pies de espía de entreguerras haciendo cola.
Creo que solo fui capaz de balbucear: por favor, Sara.
Yo diría que Sara no triunfó por guapa, ni por cantante ni por actriz. Triunfó, como muchas otras, porque era auténtica. Es muy difícil tener una vida tan cosmopolita, codearse con intelectuales, personalidades del arte, la ciencia y la política y que todo eso no te afecte. Sara nunca dejó de ser una chica de pueblo encantada de haber triunfado. Y de conocerse.
Hasta siempre, Sarita.

18 comentarios:

Joaquinitopez dijo...

Completamente de acuerdo y aun diría más Sara Montiel es más un personaje icónico nacional que actriz o cantante.
Extrema en sus indumentaria y abundosa en sus formas se convirtió en un mito erótico del país en el que el otro mito erótico era el filete de 100grs.
Nunca he sido su fan como artista pero como personaje público he de reconocer que ha sido única.

Alforte dijo...

¡qué anécdota más maravillosa! que además define perfectamente su personalidad, DIVA y como DIVA con mayúsculas que era hacía y deshacía como le salía del moño.
Saritísima forever!!!!
Bsote

Laura Uve dijo...

Me siento ajena a ella, pero lo has explicado tan bien que me uno a tu despedida.

Buena semana!!

Florestán dijo...

La más bella, moderna y libre....en un país de envidia, trasnochado y rancio.

Un beso a Sara donde esté, y a tí por ese precioso recuerdo.

Lola Mariné dijo...

Tenía un encanto especial que hacía que cayera bien a todo el mundo. Será lo que dices: era Sara.
Se nos ha ido algo muy nuestro.

calamarin dijo...

Hay que ser muy grande para querer pasar desapreciara desapercibida con un vison blanco hasta los pies. Bye Sara...

El Deme dijo...

Genio y figura. Guapísima y mediocre actriz. Glamourosa y manchega. Una persona difícil de convivir, una persona divertidísima en la discoteca (supongo). Sus películas son la historia del cine español. Miradas y diálogos que asustaban, pero calaban.

Vir dijo...

Me encanta tu anécdota. Te recomiendo el artículo que le ha dedicado hoy Jabois. El que más me ha gustado de los que he leído.

Vir dijo...

Aquí va el link (que estoy torpe): http://www.elmundo.es/elmundo/2013/04/08/opinion/1365432281.html

Uno dijo...

JOAQUINITO, no creo que se me escape ninguno de los defectos de Sara pero me ha divertido muchísimo.

ALFORTE, una diva, como dices, no sabía ser otra cosa mas que super Sara. Daba igual donde estuviera o lo que fuera a hacer.

LAURA, es que eres muy jóven. Buena semana.

FLORESTAN, no me extraña que saliera de España. Se le quedaba pequeño.

LOLA, al final lo que la gente aprecia es que los artistas se crean lo que hacen, aunque sea mal. Sara si que es un símbolo nacional.

CALAMARIN, ella era mas grande que su visón.

DEME, desde luego que su filmografía es una parte muy importante de la historia de nuestro cine. Un éxito que traspasase nuestras fronteras era, como sabes, rarísimo. Un éxito continuado mas. Aún hoy, quizá solo el otro manchego.

VIR, me alegra verte en este entierro. Genial el artículo que me recomiendas. Gracias.


A TODOS, ABRAZOS

Melvin dijo...

Si es que cuando el divismo se lleva en vena... Una es capaz de cualquier cosa... Con tal de no perder la estrella... Jejeje... Que brilles mucho y siempre Sara...

laesti dijo...

Grande la anécdota y grande el comentario de Joaquinito.

Yo le vendí unos pendientes de bisuta a Sara Montiel hace muchos años, de estudiante, cuando trabajaba en una tienda pija de Goya, justo frente a su casa. Los pagó Toni Hernández, pero solo formalmente, porque él llevaba la cartera de ella.

Por supuesto, los pendientes brillaban y no cabían en una palma de la mano de lo grandes que eran.

Javier Arnott Álvarez dijo...

Te envidio el momento Sara, y me da pena que se haya ido sin el homenaje que este país le debe.

Uno dijo...

MELVIN, recuerdo un musical americano sobre el mundo del espectáculo en el que se cantaba "lo tienes o no lo tienes". Y Sara lo tenía.

LAESTI, muchas gracias. Las estrellas nunca pagan. Qué locura lo del cubano.

JAVIER, guardo aquella aparición de Sara como uno de mis tesoros mas preciados.


ABRAZOS A TODOS

senses and nonsenses dijo...

te envidiaba ya por Silvana Mangano, pero este encuentro con Sara raya en lo sublime para un mitómano como yo.
no sería buena cantantactriz pero era guapísima, y fue nuestra única "Star" antes de cruces y banderas, y sobre sus excesos y deliciosas mentiras, a las Divas se le permiten ciertas cosas, era nuestra Norma Desmond, siempre preparada para un primer plano.
emotivo post.

un abrazo.

Uno dijo...

SENSES, a mi si me gustaba su forma de cantar. Como tampoco tengo voz, apreciaba lo que Sara conseguía hacer con la que tenía. En unos videos recientes, mas o menos, de unas charlas que hizo en universidades americanas me sorprendió lo bien estructurado que estaba su monólogo, lo bien interpretado, lo graciosa que estaba y como, ya viejita, con menos voz aún, cantaba acompañada tan solo de un piano.
Yo creo que hacía como nadie de Sara Montiel.

Un abrazo

loquemeahorro dijo...

¡qué bueno! O sea que no iban a reconocerla si se ponía a tu lado, claro, claro...

Menuda excusa para ponerse al lado de un joven atractivo.

Y mientras, disfrazada de estrella. Genio y figura.

Uno dijo...

LOQUE, pues mira ya que lo dices tu, si: una cosa que no se puede negar a Sara es que tenía muy buen gusto eligiendo partenaires.

Un abrazo