1 de diciembre de 2013

Una casa de madera

Estambul.
A veces, en mi infancia, yo también me forjaba ilusiones de que se pintaran todos aquellos edificios de madera pero después de que desaparecieran de la ciudad y de mi vida añoré apenado el aire y la textura tan especiales de la vieja madera ennegrecida.
Los tablones de aquellas casas viejas, que en verano se secaban al máximo y se teñían de un marrón oscuro o de un tono mate como el de la tiza y que por sus crujientes chasquidos se notaba que en cualquier momento podían arder como la yesca, en invierno, después de los largos fríos, de las lluvias y de las nieves, olían de una manera muy particular a humedad, moho y madera. (Orhan Pamuk. Estambul)

4 comentarios:

Javier Arnott Álvarez dijo...

Si no es por e hecho de ser real parece un apocalíptico decorado actual.

loquemeahorro dijo...

Por favor, que no pongan ningún otro cartel que se viene abajo!!

carlos dijo...

Pues a mi me recuerda a una imagen de Tim Burton. ¿La casa de Charlie, quizás?

Uno dijo...

JAVIER, con todo, es estético por eso nos parece un decorado.

LOQUE, yo creo que son los carteles lo que la sujetan.

CARLOS, tienes razón, es también un poco Tim Burton. La casa de Sweeney Todd, diría yo.

ABRAZOS PARA TODOS