4 de septiembre de 2015

Han vuelto


Y aparcan.
De repente, la calle vuelve a estar llena de coches. Eso quiere decir que han regresado de las vacaciones. Y lo que es peor: quieren contarlas.
De nada sirve que no salgas, que no cojas el teléfono, que no vayas al bar. Nada evitará que el vecino te cuente en el ascensor que dormía con manta.
No van a permitir que se les vaya el bronceado -¡uy, esto ya  no es nada!- sin que lo veas. Asúmelo.
¿O creías que esa cantidad indecente de sefies cerveceros y platos de marisco que has venido recibiendo te eximía del relato?


7 comentarios:

Mr. Cal dijo...

Supongo que eso donde más se nota es en los barrios ricos, en el mío como todos somos pobres, casi nadie se ha marchado de vacaciones, por consiguiente pocas ausencias hemos notado en este infame verano de temperaturas apocalípticas.

carlos dijo...

Circulaba una leyenda, sobre aquellos que carecían de recursos para abandonar la ciudad y pasaban el verano encerrados en casa, tomando el sol en la terraza, para luego contar a todo el barrio lo bien que lo habían pasado en Benidorm. Por circunstancias ajenas a la voluntad popular, yo tampoco he podido ir de vacaciones al mar. Y esos maletones colorados repletos de ropa, para estar todo el santo día en bikini y alrededor de la piscina. El esforzado maletante plastificado que regresa del norte inclemente, tan blanco que el papel y más tieso que un poste atoando el equipaje. Y aquellos otros que proclaman abanderados una estancia en la capital de la pérfida Albión, hasta donde llegaron sin bagaje porqué era más barato. ¿A quién contarán sus excelentes aventuras? A los primeros cien que no echen a correr y se pongan a tino. Excelente septiembre que coloca a cada cual en su sitio y a Uno en disposición de disparar. Un abrazo

Uno dijo...

CAL, Madrid se ha vaciado como cuando los bancos daban créditos para irse a la playa o hacerse la permanente.

CARLOS, yo tampoco me he movido, que uno sabe estar en su sitio cuando la ocasión lo requiere. Me gusta tomar el sol 15 minutos a primera hora de la mañana en la terraza. Seguramente soy uno de los que alimentan la leyenda urbana de la que hablas pero este año no me he puesto al sol ni un minuto. Espero que para disgusto de los fans de este cuerpo, que hay gente pa tó.

ABRAZOS PARA LOS DOS

deWitt dijo...

Jajaja! Podría ser peor. ¿Todavía existen esas maratonianas jornadas de vídeos caseros y fotos insulsas? Yo es que declino toda invitación de la que sospeche que se va a convertir en un docudrama de viajes.

laesti dijo...

Pocas cosas odio más que las fotos de pies en la playa o las de cañas acompañadas de un "aquí sufriendo"... Se me ocurre una cosa aún peor: una foto de pies en la playa con un "aki sufriendo". Con k y sin tilde.

Uno dijo...

deWITT, yo hace años que bajé el proyector de diapos al trastero para evitar la tentación.

LAESTI, deberían comprender que si no tienen un Impossible a lo Naomi Watts mejor calladitos.

ABRAZOS PARA LOS DOS

Joaquinitopez dijo...

Yo como vivo rodeado de gente cuya principal aficción es quejarse sin rienda. Así que de todas esas cosas me libro, pago el impuesto más que revolucionario de escuchar las mejoras y empeoramientos de las diversas enfermedades de tó bicho viviente. Amenas tardes de diarreas e hipertensiones me esperan. Sniff