4 de noviembre de 2015

El cielo y el suelo


Madrid
Este verano, un tipo (no mencionaré etnia ni edad para que no me acuses de algo) tiró al suelo una lata de cerveza vacía mientras esperaba en el semáforo al volante de su fragoneta. Cayó la lata a mis pies, la recogí y la metí en una papelera que había allí mismo. El marrano y sus colegas primero me miraron como a un loco. Luego, se rieron de mi.
Manolita Carmena también ha comprendido que, mas allá de la nefasta gestión de la limpieza, en Madrid hay un problema de marranismo endémico. Leo que está poniendo en marcha una campaña de sensibilización bajo el lema Madrid al cielo si, al suelo no.
Se agradece la intención pero creeme si te digo que sería mucho mas eficaz que Manuela me diera la inmunidad y una pistola.


7 comentarios:

Moisés dijo...

Uy pues como quieren echar al cielo lo que se echa al suelo, no va a ser contaminación sino ya una negra boina que ni el sol pueda traspasar. Verdaderamente admiro que notemos que ahora Madrid está más sucio, cuando estaba ya sucio AC (antes de Carmena). Diagnosticar el problema es el primer paso para solucionarlo... Espero que estén en ello.

Un abrazo.

Mr. Cal dijo...

Pues si, estoy contigo dejemos ya tantas buenas maneras y formas que no sirven de nada... Lo que hace falta en este país, y no sólo en Madrid, es un gran vertedero de basura para tirar a todos los desperdicios humanos que tenemos. ( me provocas y me sale el talibán que llevo dentro)

carlos dijo...

En cualquier caso la foto es estupenda. Y en cuanto a las marranadas veraniegas, algún erudito debiera hacer un estudio profundo para determinar el tipo, genero y demás características del verraco ibérico. Un abrazo.

Uno dijo...

MOISÉS, yo si que lo he notado que tenía un cuartelillo -o como se llame eso - de limpieza en mi misma finca y, con los recortes, lo cerraron.
Madrid solo está limpio cuando limpian mucho y eso debe ser carísimo. Aunque parezca mentira, muchos hoy no saben que no hay que ensuciar. Cuántas veces habré visto restos de un botellón en la acera a dos metros de una papelera.

CAL, me encanta cuando te pones lírico. Un honor ser tu muso.

CARLOS, el verraco ibérico se presenta en multitud de variables étnicas, físicas y sociológicas pero por alguna razón no estudiada, les tira mucho Madrid.


ABRAZOS PARA TODOS

U-topia dijo...

Menudo capullo, él y sus colegas. Y no me extraña que pidas la inmunidad ¿hay sitio para mi para practicar la justicia expeditiva?

Un abrazo!!

Uno dijo...

U-TOPÍA, tu y yo armados podríamos ser los Bonnie&Clyde de la limpieza,¿que no?
Un abrazo

loquemeahorro dijo...

"La gente que tira basura en la calle. Tipologías y etiología." Te juro que yo necesito ese manual para entender por qué alguien tira un papel (o cosas mucho peores) en medio de la calle, sobre todo cerca de una papelera. ¿Es una enfermedad? ¿Una prueba que nos manda el destino al resto de los mortales?

Lo más-peor, sin embargo, lo vi en Amsterdam, en un canal por el que pasaba el desfile del Día del Orgullo. Una chica que iba en un bote de remos (que no formaba parte del desfile, pero que andaba por ahí) tirando un papel al canal.

Al canal! Al agua!!! Y delante de decenas de personas que mirábamos fíjamente todo lo que pasaba por ahí!!

Lo dicho, yo necesito que alguien me lo explique.