25 de noviembre de 2010

A propósito de Liz

Ayer vi a Liz Taylor en una exposición de Barbies.
También he leido que se va a publicar en español Furious love sobre el romance de Liz y Richard Burton.

Todo esto me hizo recordar este viejo relato de mi cosecha:

Mamá quiero ser ministra

Regina no sabía ni lo que era. A tía Claudia le dio un ataque de risa que trataba de calmar estrechando a Paquito contra su pecho. Valeria intentaba quitarle importancia, haciendo ver que era una gracia más de su hijo: ese trasto mimado al que le gusta tanto escandalizar a sus tías.
-¿Ministra, qué? -preguntaba la tía Regina.
-Ministra portavoz -contestó Paquito muy serio, con lo que la tía Claudia retomaba la risa aun con más fuerza.
No entienden nada -se decía Paquito, y se fue enfadado a su cuarto desde donde aún escuchaba el hipo lejano de la risa de su tía. ¿Por qué no puedo yo ser de mayor ministra portavoz? A ver, ¿por qué?

Eso de hablar y que todos le escuchen es, sobre todas las cosas de este mundo, el mayor placer de Paquito. Claro que, sólo en esas tardes con su madre y sus tías consigue el pobre chaval reunir algún público, aunque, eso si, entregado como pocos.
Fuera de este círculo no es muy popular. Para sus compañeros es un niño raro que no encaja en sus juegos. Para su padre, ese hijo apocado y feo con el que ha cumplido como marido y ya está.
Hijo único, se cría entre tres solteronas anacrónicas: sus dos tías y su madre (que ejerce de ello en lo esencial) que le halagan y le consienten hasta extremos poco recomendables. Le dan una educación de viejas chicas liberadas que le aparta de los niños de su edad que, por ejemplo, no saben nada de Liz Taylor.

La tía Regina adora las viejas películas de Liz Taylor de las que tiene toda una colección en Beta. Paquito las ha visto todas varias veces, excepto algunas que su madre ha clasificado de muy fuertes. La favorita de Paquito es CLEOPATRA. Le fascina. Principalmente porque no hay una sola escena en la que Liz no cause admiración. Donde no sea el centro de atención. La entrada en Roma es su delirio.

Pero Paquito siempre fue muy realista. Sabe de sus limitaciones fuera del entorno familiar y, del mismo modo, distingue perfectamente el cine de la vida. Por eso, hace tiempo que descartó Cleopatra como modelo.
Un día mientras hacía los deberes- su madre al fondo de la sala veía la televisión- Paquito descubrió a Rosa Conde. No era Cleopatra-Liz pero también llevaba esa media melenita tan mona. No tenía su trono dorado pero estaba subida en un estrado por encima de los demás. Y lo mejor de todo: hablaba y hablaba y todo el mundo estaba pendiente de lo que decía.
-¿Quién es esa señora, mamá?
-La ministra portavoz.
O sea -se dijo Paquito- que no hace falta ser reina, ni tener los ojos de Liz, ni vestidos con capa...Te haces ministra portavoz y ya está.

Con el tiempo, Paquito aprenderá que también hay ministros a los que todo el mundo escucha pero, claro, no llevan media melenita -no está bien visto en los ministros-. En realidad -descubrirá- casi nada de lo que le gusta está bien visto en los ministros. Ni siquiera está bien visto en los chicos.

Paquito nunca fué ministra portavoz. Acabó casándose con una buena chica que, desde luego, valía mucho menos que él (si no que se lo pregunten a sus tías) y, al igual que su padre, cumplió como un hombre, tuvo su Paquito y se dedicó a lo suyo.
Lo suyo, es una dirección general en una importante empresa de comunicación y un asesor fiscal igualito, igualito que Richard Burton.

22 comentarios:

Stultifer dijo...

De mayor quiero ser como Cleopatra.

Justo dijo...

¡Ay, madre mía! ¡Una colección Beta! ¡Rosa Conde!

Oye, que escribes requetebién, y sabes que no lo digo por peloteo blogueril.. me ha encantado, sobre todo el dibujo de Paquito, nada más que en cuatro trazos y ya es todo un personaje.

Por cierto, la exposición de las Barbies la vi en el Corte Inglés de Albacete, jaja..

¡Besos!

TUT dijo...

Cuando leyendo historia sale ese famosa mujer , Cleopatra, le pongo la cara de Liz Taylor, ya se que no era tan bella, pero ella en la película se comió al personaje.

Saludos.

SRO dijo...

y seguro que en ese puesto de directivo no le dejaban llevar ni un pediente.
Ah! c`est la vie.

CaféOlé dijo...

Hasta hace poco nos tenías acostumbrados a mucha imagen y pocas palabras: fíjate tú lo que nos hemos estado perdiendo! Qué bueno tu texto: casi puedo ver a tu Paquito. A lo mejor lo tengo delante de la nariz y no me he dado cuenta!

La exposición de Barbies me parece lo más! La cara de la muñeca está muy lograda: es tan bonita como fue Elizabeth Taylor cuando era joven. Yo también quise ser Liz Taylor cuando era pequeña pero me quedé en normal y corriente.

Muak.

Adrianos dijo...

jeje eso me recuerda una noticia que lei recientemente de una niña en China que en el colegio dijo que ella de mayor quería ser "Funcionaria Corrupta"...
a saber el ambiente familiar de esa niña
...pobre Paquito aunque admirable que al final lograse tener de cierta manera a su Antonio cerca

estoy con CaféOlé... tienes que regalarnos más a menudo tus textos
Besos

senses and nonsenses dijo...

hay chicos que adorábamos en silencio a Liz Cleopatra ojos violetas, la faldita romana de Burton en -creo- La túnica sagrada, y sus divorcios y matrimonios en el diez minutos. ...que ni sabíamos de ministros, ni de cosas bien vistas entre los chicos me temo.
seguro que la tía Regina guarda en secreto (en Beta, que tiene más mérito) Una mujer marcada o Quién teme a Virginia Wolf. que, de otro modo, histriónicos, terriblemente histriónicos Burton-Taylor reprochándose de todo, siguen maravillosos.

un abrazo.

Noemí Pastor dijo...

Ahora que no nos lee nadie te confieso que la Cleopatra de Burton y Taylor me ha aburrido siempre hasta extremos soporíferos. Prefiero la Cleopatra de Astérix. Lo del Furious Love seguro que tiene más gracia.

calamarin dijo...

Pero que bien escrito, que bien, que bien... ¿como es posible que no desarrolles más esa faceta?
y no te lo digo como fan, te lo digo con toda la seriedad. Haz el favor de empezar ya una novela.

Elena Rius dijo...

Estupenda historia la de Paquito. Me sumo al coro de lectores que pide más textos como éste.

Alforte dijo...

Al igual que Paquito este texto rezuma verdad y humanidad a partes iguales.
¿Será feliz Paquito ejerciendo de Richard Burton cuando siempre quiso ser Liz? No tengo la respuesta, pero si tengo la certeza de unirme a la causa "Queremo más textos de Uno"

Reader Kisses

theodore dijo...

A mí es que no se me ocurre un comentario coherente (bueno sí, que me encanta Cleopatra de Mankiewicz y qué ojos de Liz y qué guapo Richard y obviedades por el estilo), el texto es tan bueno, está tan bien escrito, tiene tantos matices, que mejor que estropearlo con un comentario me marcho raudo a releerlo. A re-disfrutarlo.

Un besote.

Uno dijo...

STULTIFER, ya estoy viendo la pirámide escalonada que te vas a hacer.

JUSTO, gracias. Creo que es la segunda cosa que me has pisado en Albacete. ¡Y eso que aún no tienen AVE!

TUT, es cierto que la película fué tan super famosa por la superproducción, el sueldo de Liz y luego el romance entre los protas que se ha convertido en la Cleopatra por excelencia aunque esté tan super pasada por Hollywood y tan a la medida de la estrella.

SRO,las divas de corbata llevan joyería latente, que es como virtual pero mas antígua. Muy recargada y de las mas caras.

CAFÉ OLÉ, muchas gracias. La expo de las barbies es muy buena (pienso mostrar otras fotos).
Liz lo tenía todo para ser una gran estrella. Incluso tendencia a la obesidad. Algo muy necesario para crear tensión y acercarla a sus fans.

ADRIANOS, muchas gracias Tu ríete que dentro de nada se harán masters de ese tipo: Funcionariado Corrupto, Juez prevaricador, Político indultado, ganador de reality show..

SENSES, qué mala suerte tenía Liz con el maldito abrigo de pieles en "Una mujer marcada". Y qué gorda en V, Wolf. Seguro que esas dos tambien se las puso su tía a Paquito a escondidas una tarde que su madre salió al médico.

NOEMI, pues entre tu y yo tampoco Cleopatra es mi preferida. Me han entrado ganas de volver a ver ¿Quien teme a Virginia Wolf? desde que leí lo del libro por aquello de verles pegándose aunque yo prefiero a la Liz mas estilosa de los Tenesse Williams o Butterfield 8.

CALAMARIN, estoy pensando en escribir una novela sobre un diseñador de Alacant pero voy a necesitar que me eches una mano. Muchas gracias.

ELENA, ¿tu tambien? qué manía con ponerme a trabajar.

ALFORTE, Paquito hace de la capa de Cleopatra un sayo y un día es Liz y otro dice que es Burton. Acabará divorciándose cuando se mueran sus tías. Y gracias por animarme.

UN ABRAZO MUY FUERTE QUE OS LLEGUE A TODOS.

pon dijo...

Qué jevi la Barbie Cleopatra.
Odio las Barbies.

Escribe más porfa(y publícalo).

pe-jota dijo...

Desde luego Liz está bastante lejos de ser o haber sido una Barbie, en cuanto a Paquitos por desgracia aún hay demasiados, cumplidores, ortodoxos, felices a su manera.....

Ut dijo...

Anda!!!!! Cuantas palabras!!!
Aún reconociendo que tus fotos son geniales, he de decir que tus textos tampoco tienen desperdicio y con este último lo has bordado.

Cuando daño hicieron sus tías a Paquito, lo conviertieron en un incomprendido aunque estoy convencido de que en sus momentos más intimos se disfrazaba de Cleopatra... o de Rosa Conde, nunca se sabe...

Un beso

UT

AntWaters dijo...

:_) Qué bonico el relato, Uno; te lo digo con ojos verde de querer escribir así, sin caer en rimas ni en... snif snif, y muy bonito también... no sé, el retrato, snif; lo de la entrada en Roma es just too much jajajajaa, pero también me gusta ese saber qué es lo que se quiere y las posibilidades de conseguir algo parecido; ese chico iba bien encaminado xD

Besos...¡¡¡digo!!!!, abrazos, que yo tb soy decente

Uno dijo...

PON, muchas gracias por tus ánimos.
A mi me llama mucho la atención el fenómeno Barbie y estas exposiciones con trajes tan currados pero tampoco le vi nunca el por qué a la Barbie. Donde esté aquella Nancy española...

PE JOTA, nadie se parece a Barbie excepto las parishilton del panorama social. Y si, aunque parezca mentira con los tiempos que corren todos conocemos Paquitos. Ocurre que también ahora se cansan antes y suele acabar aquello como el rosario de la aurora .

UT, está pasando con esta entrada como con aquel GARBO TALKS! cuando Greta hizo su primera peli con sonido. UNO ESCRIBE! No era consciente de haber estado tanto tiempo sin escribir ningún relato.
Muchas gracias

ANT, muchas gracias. Y no me vas a convencer de tu decencia con un recatado abrazo.
Un abrazo muy fuerte en este caso.

theodore dijo...

Snif, snif, snif.....

Uno dijo...

THEODORE, perdona es que te colaste entre mis respuestas y ni te vi. La verdad es que te echaba de menos. Para una vez que me lanzo con un relato, pensé, qué malo le tiene que haber parecido que ni se atreve a aparecer. No sabes cómo me alegra que te haya gustado.
Un beso

Víctor L. Briones Antón dijo...

El relato es excelente, como me alegro de haber tenido poco tiempo para que ahora que procedo a ponerme al día con tus entradas me encuentre con esto.
Y dejo volar mi imaginación y creo que Paquito coleccionaba todas estas muñecas que van a ir apareciendo a medida que vaya leyendo el resto de entradas.

Un abrazo y me quedo pensando en las sesiones de paquito con su asesor.

Uno dijo...

VICTOR, muchas gracias. Me alegra especialmente que a ti te guste mi texto.
Y lo de Paquito y el asesor, creeme, nada que ver con esas pelis que estás pensando de ejecutas que follan con la corbata puesta.

Un abrazo